Google+ Followers

24 diciembre 2016

Pr. Yván Balabarca - Lección 13: EL CARACTER DE JOB



LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Job 1:1, 8; Job 29:8-17; Job 31:1-23; Éxodo 20:17; Mateo 7:22-27; 5:16; Efesios 3:10.
PARA MEMORIZAR: “¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras? (Sant. 2:22 ( CB ) ). 
EN MEDIO DE TODOS LOS GRANDES TEMAS que se tocaron en el libro de Job, no debemos perder de vista otro tema crucial: el de Job mismo. ¿Quién era este hombre en quien Dios confiaba tanto que desafió al diablo en relación con su fidelidad e integridad? ¿Quién era este hombre que no entendía por qué todo esto le ocurría a él, que sabía que lo que le estaba sucediendo no era justo, que expresaba enojo y frustración por todo ello, y sin embargo se mantuvo fiel hasta el fin?
Aunque la esencia del libro de Job trata con Job después de que cayeron sobre él las calamidades, de esta historia podemos obtener información acerca de la vida anterior de Job. Y, lo que aprendemos acerca del pasado de Job y de la clase que hombre que era nos da una mejor comprensión de por qué Job se mantuvo fiel al Señor, aun en medio de todo el terrible sufrimiento, aun en medio de todo lo que Satanás hizo para tratar de apartarlo de Dios.
¿Cómo era Job, y qué podemos aprender de su modo de vivir, que nos ayude a ser seguidores más fieles del Señor, mientras vivimos nuestra propia vida?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 47 – Durante esta semana, PP cap. 72.




Domingo 18_diciembre    Audio     Dialogo Bíblico     Comentario EGW

EL HOMBRE DE UZ
Lee Job 1:1 y 8 ( CB ) . ¿Qué nos dice acerca del carácter de Job?
Aunque a Job le dijeron en todos los diálogos que él debía haber hecho algo malo para que todos estos males vinieran sobre él, el caso era lo opuesto. Fueron su bondad y su fidelidad las que lo hicieron blanco especial de Satanás. ¿Cuán bueno y cuán fiel era él? Primero, el texto nos dice que era “perfecto”.
Esta palabra no tiene el significado de “sin pecado”, como fue Jesús. En cambio, tiene la idea de ser completo, íntegro, sincero, pero en un sentido relativo. La persona que es “perfecta” a la vista de Dios es la persona que ha alcanzado el grado de desarrollo que el Cielo espera de él en cualquier momento. La palabra hebrea para “perfecto”, tam, “equivale al griego téleios, que a menudo se traduce como ‘perfecto’ en el [Nuevo Testamento], pero que se traduce mejor como ‘completamente crecido’ o ‘maduro’ ” (CBA 3:499). La experiencia posterior de Job revela que no había alcanzado la perfección máxima de carácter.
Aunque fiel y recto, todavía estaba creciendo.
Segundo, el texto dice que era “recto”. La palabra significa “derecho”, “equilibrado”, “justo”. Job vivía como lo que podríamos llamar “un buen ciudadano”.
Tercero, el texto dice que era “temeroso de Dios”. Aunque el Antiguo Testamento describe la idea de “temer” a Dios como parte de ser un fiel israelita, la frase también se usó en el Nuevo Testamento para los gentiles que servían fielmente al Dios de Israel (ver Hech. 10:2, 22).
Finalmente, Job era “apartado del mal”, o evitaba el mal. Dios mismo caracterizó a Job de ese modo, cuando le dijo a Satanás: “¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?” (Job 1:8).
En definitiva, Job era un hombre de Dios cuya fe se revelaba por la clase de vida que vivía; y de este modo, realmente daba testimonio “a los ángeles y a los hombres” (1 Cor. 4:9) acerca de lo que una persona puede ser en Cristo.

Si el libro de Job hablara acerca de ti, ¿qué dirían sus primeras líneas? “Hubo en tierra de _________ un ______________ que era _______________ _____________ y ______________ de Dios y _______________ del ma


Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 48 – Durante esta semana, PP cap. 72.

  

Lunes 19_diciembre     Audio    Diálogo Bíblico     Comentario EGW

PASOS LAVADOS CON LECHE
Mientras Job luchaba por entender la calamidad que le sobrevino, pensaba en su vida pasada y cuán buena le había sido, y el modo en que la había vivido.
Hablando sobre sus días anteriores, Job dijo que en este tiempo “lavaba mis pasos con leche” (Job 29:6), o “ante mí corrían ríos de crema” (NVI).
Por ejemplo, Job habla del tiempo en que “Dios me cuidaba” (Job 29:2, NVI). La palabra hebrea para “guardaba” o “cuidaba” viene de una palabra común usada en todo el Antiguo Testamento para hablar acerca del cuidado de Dios por su pueblo (ver Sal. 91:11; Núm. 6:24). Es claro que Job tenía una buena vida. Además, lo importante era que él sabía que había tenido una buena vida.

Lee Job 29:8 al 17 ( CB ) . ¿Qué nos dicen estos versículos sobre cómo veían los demás a Job, y de qué manera trataba él a los que estaban luchando?


Aquí podemos ver cómo respetaban a Job. La frase “en la plaza hacía preparar mi asiento” (Job 29:7) da la idea de algún tipo de gobierno local del cual, obviamente, Job formaba parte. Esos asientos generalmente se daban a los miembros más respetados y mayores de la sociedad, y entre ellos Job era altamente estimado.
Pero, podemos ver que aun los miembros “más bajos” del nivel social lo amaban y respetaban. Los pobres, los ciegos, las viudas, los huérfanos, los inválidos: Job ayudaba y consolaba a los que no habían sido bendecidos como él lo había sido.
“Dios ha descrito en su Palabra a un hombre próspero, cuya vida fue un éxito en el sentido más verdadero, hombre al cual el Cielo y la Tierra se complacían en honrar” (Ed 142).
Veremos que versículos como estos y otros nos muestran por qué Job había sido una persona de mucho éxito en todos los aspectos, a la vista de los hombres y de Dios.
Es fácil ser bondadoso y respetuoso con los ricos, los poderosos y los famosos. Pero ¿de qué manera tratas a los que no tienen nada para ofrecerte?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 49 – Durante esta semana, PP cap. 72.


Martes 20 de diciembre    Audio     Diálogo Bíblico     Comentario EGW

CORAZÓN Y OJOS
A primera vista, en los textos que siguen, podría parecer que Job se está jactando, como si estuviera exhibiendo su santidad y su buena conducta. Por supuesto, esta actitud es condenada por la Biblia (ver Mat. 23 CB ) ). Pero eso no es lo que ocurre con Job. Otra vez, es vital recordar el contexto: le están diciendo que su vida pasada fue muy malvada, y que esa es la causa de su sufrimiento.
Job sabe que esto no es verdad, que él no había hecho nada para merecer lo que le había sobrevenido. Él se toma tiempo para contar cómo había vivido y la clase de persona que era.

Lee Job 31:1 al 23 ( CB ) . ¿Qué otra cosa dice Job acerca de su vida antes de las calamidades?

Nota, además, que Job no estaba tratando solamente de sus conductas exteriores.
El texto “si mi corazón se fue tras mis ojos” (Job 31:7 CB ) ) muestra que Job entendía el significado más profundo de la santidad, del bien y del mal, y de la ley de Dios. Job sabía que Dios se interesa en el corazón, en los pensamientos, así como en las acciones (ver 1 Sam. 16:7 CB ) Éxo. 20:17 ( CB ); Mat. 5:28 ( CB ) ). Job sabía que estaba mal codiciar a una mujer y no solo cometer adulterio con ella. (¡Qué poderosa evidencia es que el conocimiento del verdadero Dios había existido aun antes de que Dios llamara a la nación de Israel para ser su pueblo y testificar de él!) 
Lee lo que él dice en Job 31:13 al 15 ( CB ) . ¿Por qué este mensaje es tan importante?
Aquí Job muestra una comprensión, grande para su tiempo (en realidad, para cualquier tiempo), acerca de la igualdad de todos los seres humanos. En el mundo antiguo no se entendían o seguían los conceptos de los derechos y las leyes universales. Los grupos de pueblos pensaban que eran superiores y mejores que los otros, y a veces no les importaba negar la dignidad y los derechos básicos a los demás. Pero aquí, Job muestra que comprendía los derechos humanos, y que esos derechos se originaban en el Dios creador. De alguna manera, Job estaba adelantado no solo a su tiempo, sino también al nuestro.

Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 50 – Durante esta semana, PP cap. 72.


Miércoles 21 diciembre    Audio     Diálogo Bíblico     Comentario EGW

UNA CASA SOBRE LA ROCA
Lee Job 31:24 al 34 ( CB ) . ¿Qué aprendemos acerca de Job aquí?
No es extraño que Dios haya dicho lo que dijo acerca de la vida y el carácter de Job. Este es un hombre que claramente vivía su fe, un hombre cuyas obras revelaban la realidad de su relación con Dios. Por supuesto, esto hacia que su queja fuera aún más amarga: “¿Por qué me sucede esto a mí?” Y, por supuesto, hacía que los argumentos de sus amigos fueran tan vanos y huecos como lo fueron.
Pero, hay un mensaje más profundo e importante que podemos descubrir de la realidad de la vida fiel y obediente de Job. Nota cuán estrechamente la vida que vivió en el pasado estaba vinculada con la manera en que reaccionó ante las tragedias que le ocurrieron más tarde. No fue por el azar, o la suerte, o por el solo poder de su voluntad que Job rehusó cumplir la sugerencia de su esposa: “Maldice a Dios, y muérete” (Job 2:9). No, sino que fue por causa de todos aquellos años de fidelidad y obediencia, que le dieron la fe y el carácter que lo capacitó para confiar en Dios, a pesar de lo que le sucediera.
Lee Mateo 7:22 al 27 ( CB ) . ¿Qué encuentras en estos versículos que revela la razón por la que Job se mantuvo fiel?
La clave principal de la victoria de Job se encuentra en todas las “victorias” menores que tuvo antes (ver también Luc. 16:10). Su fiel adhesión a lo correcto, sin entrar en componendas, hizo de Job lo que fue. Lo que vemos en Job es un ejemplo de lo que el libro de Santiago dice acerca de las obras en una vida de fe: “¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?” (Sant. 2:22). En este texto se revela un principio muy importante de la vida cristiana. En la historia de Job vemos actuar este principio de una manera poderosa. Job estaba hecho de la misma carne y hueso que nosotros; pero, por la gracia de Dios y su propio esfuerzo diligente, vivió una vida de fiel obediencia a Dios.
¿Qué elecciones necesitas hacer para poner en orden tu vida tan fielmente como lo hizo Job? 

Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 51 – Durante esta semana, PP cap. 72.


Jueves 22_diciembre    Audio    Diálogo Bíblico     Comentario EGW

LA MULTIFORME SABIDURÍA DE DIOS
Más temprano en el libro de Job, en medio de los vaivenes de los personajes, Elifaz temanita le dijo a Job: “¿Tiene contentamiento el Omnipotente en que tú seas justificado, o provecho de que tú hagas perfectos tus caminos?” (Job 22:3). Esta es una pregunta muy irónica, dado lo que sabemos acerca de lo que sucedía en el cielo detrás de la escena. Sí, era un placer para Dios que Job fuera justo, y era una ganancia para él que Job viviera en forma perfecta. Y esto es cierto no solo con Job; lo mismo vale para todos los que dicen ser seguidores de Dios.
Lee Mateo 5:16 ( CB ) ¿De qué modo estas palabras ayudan a responder la pregunta que le disparó Elifaz a Job?
El problema inmediato en el libro de Job era: ¿Sería Job fiel? Satanás dijo que no; Dios dijo que sí. La fidelidad de Job entonces era decididamente una ventaja para Dios, por lo menos en esta batalla específica con Satanás.
Pero, esta historia es apenas un microcosmos de problemas mayores. El mensaje del primer ángel nos dice, en parte, “dad gloria a Dios” (Apoc. 14:7), y Jesús explicó en Mateo 5:16 que por nuestras buenas obras podemos dar gloria a Dios. Esto es lo que hizo Job; y es lo que podemos hacer nosotros también. 
Lee Efesios 3:10 ( CB ) . ¿De qué forma se expresa aquí el principio revelado en el libro de Job, pero en menor escala? 
Lo que vemos en este texto, y en el libro de Job, son expresiones del hecho de que Dios está actuando en la vida de sus seguidores para transformarlas, para su gloria, a su propia imagen. “La misma imagen de Dios se ha de reproducir en la humanidad. El honor de Dios, el honor de Cristo, están comprometidos en la perfección del carácter de su pueblo” (DTG 625). La vida de Job fue un ejemplo de cómo los seres humanos pueden revelar estos principios, aun cuando Job haya vivido hace muchos miles de años. El pueblo de Dios en cada época tiene también el privilegio de vivir su vida de la misma manera.

¿Qué hay en tu vida que trae gloria a Dios? ¿Qué dice tu respuesta acerca de ti mismo, de cómo vives y de qué cambios puede que necesites hacer
?

Reavivados por su Palabra: Hoy, Salmo 52 – Durante esta semana, PP cap. 72. 


Viernes 23 diciembre    Audio     Diálogo Bíblico     D. Bíblico Resumen

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: La Reforma Protestante recuperó la gran verdad de la salvación solo por fe, que primero fue sugerida en el Edén mismo (ver Gén. 3:15 ( CB ) ). Luego fue expresada en forma más completa en la vida de Abraham (ver Gén. 15:6; Rom. 4:3), antes de ser sucesivamente revelada en la Escritura hasta Pablo. Pero, la verdad de la salvación solo por fe siempre incluyó la obra del Espíritu Santo en el creyente, no como medio de salvación, sino como expresión de ella. En la vida y el carácter de Job encontramos un ejemplo de cómo es esta obra. Los teólogos a veces llaman a esta obra “santificación”, que básicamente significa “santidad”. Es tan importante en la Escritura que se nos dice: “Seguid [...] la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Heb. 2:14). El significado básico de santificación es “poner aparte para un uso sagrado”; esta idea se ve cuando Dios dijo a su pueblo del pacto: “Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios” (Lev. 19:2). Aunque este concepto aparece tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, es lo que Dios produce en nosotros. Es “un proceso progresivo de cambio moral, hecho posible por el poder del Espíritu Santo en cooperación con la voluntad humana” (TTA 336). Aunque esta obra es algo que Dios realiza en nosotros, no nos fuerza a la santificación ni a la justificación. Nos damos nosotros mismos a Dios, y Dios justifica por la fe; también nos santificará, moldeándonos, como lo hizo con Job, a la imagen de Dios, tanto como sea posible de este lado de la eternidad. Pablo escribe: “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros” (Gál. 4:19), y Elena de White escribe: “Cristo es nuestro modelo, el ejemplo perfecto y santo que se nos ha dado para imitarlo. Nunca podremos igualar al Modelo, pero podemos imitarlo y asemejarnos a él conforme sea nuestra habilidad” (AFC 267).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
  • 1. ¿Qué decisiones podemos tomar que influirán para que Dios pueda obrar en nosotros? Solo Dios puede cambiar el corazón, pero debemos cooperar con él. ¿Cómo es esa cooperación? ¿De qué manera se manifiesta?
  • 2. Colosenses 2:6 ( CB ) dice: “Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él”. ¿De qué forma nos ayudan estas palabras a comprender lo que significa vivir en fe y obediencia?
  • 3. ¿De qué modo podemos, como iglesia y como individuos, dar gloria a Dios ante los seres humanos y los ángeles?

No hay comentarios.: