Google+ Followers

07 septiembre 2016

FIDELIDAD



He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. Daniel 3:17, 18.

“La actitud debida cuando se ora a Dios consiste en arrodillarse. Se requirió este acto de culto de los tres hebreos cautivos en Babilonia... Pero ese acto constituía un homenaje que debe rendirse únicamente a Dios, Soberano del mundo y Gobernante del universo; y los tres hebreos rehusaron tributar ese honor a ningún ídolo, aunque estuviera hecho de oro puro. Al hacerlo así, se habrían estado postrando en realidad ante el rey de Babilonia. Al rehusar hacer lo que el rey había ordenado, sufrieron el castigo y fueron arrojados al horno de fuego ardiendo. Pero Cristo vino en persona y anduvo con ellos en medio del fuego, y no recibieron daño”.  (Mensajes Selectos, t. 2, 360).

¿Qué es más importante, la fidelidad o la salvación? Si fuese la salvación, pues entonces bastaba con que se arrodillaran frente a la imagen que había levantado el rey  Nabucodonosor. Pero lo más importante es la fidelidad frente a las pruebas y tentaciones. La fidelidad que puede ser muy riesgosa en ciertas ocasiones.

Fidelidad cuando los principios bíblicos están en juego frente a conservar o no el trabajo, frente a aprobar o no un examen, frente a perder o no a una novia o novio, frente a ceder o no ceder a una tentación terrible. Cuando fuera, la fidelidad es lo más importante. Hay batallas que se presentan a diario, y muchas de ellas son aparentemente irresistibles, pero el Señor tiene provisión para ti si es que estás atravesando por una de ellas.


Nuestro amado Dios ayudó a los tres jóvenes leales de Babilonia y hoy puede ayudarte a ti a salir bien librado del castigo de los hombres, por más “perfectos” e insalvables que parezcan. Pero recuerda la fe de los israelitas… “y si no…”, Si Dios no interviene como tu piensas, recuerda que Él tiene un plan que ahora no entiendes, pero luego lo harás. No pierdas tu fidelidad. Dios te restaurará.

No hay comentarios.: