02 agosto 2016

VERDADEROS SEGUIDORES




“Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé”. Ezequiel 22:30

“Los habitantes del universo celestial esperan que los discípulos de Cristo brillen como luces en el mundo. Debe demostrarse en ellos el poder de la gracia que Cristo quiso impartirnos por su muerte. Dios quiere que los que profesan ser cristianos revelen en su vida el cristianismo en su forma más elevada. Son los representantes reconocidos de Cristo; por su medio debe ser representada la realidad del cristianismo. Deben ser hombres de fe, llenos de valor, íntegros, que pongan toda su confianza en Dios y en sus promesas”. (3 Joyas de los testimonies, 291).

Dios nos necesita para que seamos sus nuevos adalides de la verdad, sus hijos e hijas que representen su carácter. Dejemos de mirarnos a nosotros mismos porque lo unico que encontraremos es herida, hinchazón y podrida llaga, que no fueron curadas; miremos al perfecto Jesucristo quien nos amó y se entregó a si mismo por nosotros.

Dejemos de mirar nuestras limitaciones y pecados y dispongámonos a ver al maravilloso Salvador viniendo al mundo, sirviendo a quienes estaban cerca, instruyendo y enseñando, siendo herido y muriendo, resucitando y dándonos nueva vida y valor para vencer. Él debe ser nuestro tema y meditación. Dios sirviendo a la humanidad para ponernos en armonía consigo mismo y con su Padre.

Tú y yo somos llamados a ser colaboradores en esta obra, y llevar el mensaje de salvación al mundo, primero con nuestra conducta y luego con nuestras palabras. Las palabras convencen, el ejemplo arrastra.


Vivamos con el Salvador cada minuto.

No hay comentarios.: