Google+ Followers

10 agosto 2016

SOSTENER UNA DESICIÓN BUENA



Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. Daniel 1:8

“Hay muchos entre los profesos cristianos hoy que considerarían a Daniel demasiado exigente, y lo clasificarían como estrecho o fanático. Ellos consideran el asunto de comer y beber como de poca consecuencia para exigir una norma tan decidida, que envolvía el probable sacrificio de toda ventaja terrenal. Pero aquellos que razonan así encontrarán en el día del juicio que se han apartado de los expresos mandatos de Dios, y en cambio han establecido su propia opinión como una norma de lo correcto e incorrecto. Encontrarán que lo que les parecía de poca importancia no era considerado así por Dios. Los requerimientos divinos deben ser sagradamente obedecidos”. La edificación del carácter, 18.

Recuerda, las decisiones son como músculos, mientras más decisiones tomes, te fortalecerás en tu voluntad. Las decisiones son una herramienta que marca la vida, y a esto hay que añadir, que todas las decisiones traen consigo consecuencias para esta vida, y muchas, para la eternidad. Las decisiones generan estados mentales que a su vez, generan estructuras biológicas no rígidas, pero sí fuertes, que luego, no determinan, pero si ayudan a desarrollar hábitos.

Dicen que a veces es más fácil poner en práctica una decisión, que tomarla, pero eso es en el poco de las ocasiones pienso; lo que debemos hacer es entrenarnos en el que hacer de las decisiones. Recuerda que esto irá fortaleciendo tu voluntad. Por otro lado hay decisiones que no se negocian, especialmente las que tienen que ver con principios bíblicos; y hay otras en las que podemos ser flexibles, como en las normas.


Hoy podemos decidir iniciar, reiniciar, o continuar una vida de devoción y comunión con el Señor. Es tú decisión.

No hay comentarios.: