Google+ Followers

03 agosto 2016

AMOROSA ADVERTENCIA




“Y tú, hijo de hombre, no les temas, ni tengas miedo de sus palabras, aunque te hallas entre zarzas y espinos, y moras con escorpiones; no tengas miedo de sus palabras, ni temas delante de ellos, porque son casa rebelde”. Ezequiel 2:6

“Mientras Jeremías continuaba dando su testimonio en la tierra de Judá, el profeta Ezequiel fué suscitado de entre los cautivos de Babilonia para dar advertencias y consuelo a los desterrados, y para confirmar la palabra del Señor que hablaba Jeremías. Durante los años que quedaban del reinado de Sedequías, Ezequiel señaló claramente cuán insensato era confiar en las falsas predicciones de los que inducían a los cautivos a esperar un pronto regreso a Jerusalén. También se le indicó que predijera, por medio de una variedad de símbolos y mensajes solemnes, el asedio de Jerusalén y su completa destrucción”. (Profetas y reyes, 329).

Cuando vemos que una persona muy amada está caminando por un sendero que con seguridad le conducirá hacia el error o el dolor, tratamos de advertirle de varios medios y modos para que se de cuenta de su dirección y la cambie. Sin embargo, en múltiples ocasiones las advertencias amorosas no son tomadas en cuenta. Esto puede deberse a que o no hemos dado un mensaje claro o que la persona en cuestión no se da cuenta, está ciega, y cree que lo que se le dice es para su mal.

Como sea, nuestro amoroso Dios llamó al pueblo de Judá para que se volviese de sus malos caminos, y este no lo escuchó; y cuando ya iba a llegar la reprensión, les llamó al arrepentimiento y a que sean dóciles al castigo, pero igua mucho no aceptaron el llamamiento. Ahora, ¿somos capaces de darnos cuenta en qué camino estamos andando? ¿será que esos sentimientos que albergamos en el corazón no están de acuerdo al amoroso corazón del Señor? ¿Será que nuestros caminos nos están separando más de Cristo y no nos damos cuenta?


Dios enviará a alguien para que nos llame de nuevo a la cordura, o en su misma Palabra, al ser estudiada, encontraremos reprensiones amorosas para volver al buen camino. Dios nos de la capacidad de estar atentos a su voz.

No hay comentarios.: