05 julio 2016

MAESTROS



“Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová”. Jeremías 9:23, 24.

“Procuremos seguir el consejo de Dios en todas las cosas; porque él es infinito en sabiduría. Aunque en lo pasado no hayamos alcanzado a hacer lo que nos correspondía por nuestros jóvenes y niños, arrepintámonos ahora, y redimamos el tiempo” (Consejo para los maestros 45).

Este día felicitamos a los maestros por los grandes esfuerzos que desarrollan cada día al llevar no solo conocimiento de la sabiduría humana, sino también en ser personas que testifican con su trato, su sonrisa, su trabajo y empeño, testifican de un Dios de orden, justo y a la vez amoroso.

No es fácil la labor de un maestro. Es necesario que estemos cerca del Señor para poder escuchar sus instrucciones. Es necesario que pasemos tiempo estudiando la Biblia, meditando y orando para poder así estar en la capacidad de poner a nuestros alumnos en sintonía con el sabio de sabios.

No es tarde para conocer al Señor un poco cada día, y tampoco es tarde para hacer por nuestros alumnos el trabajo necesario para que lleguen a conocer al Santo de los santos. Querido amigo y amiga, oremos por los que se dedican a la docencia. Apreciados docentes, busquemos conocer más cada día al Señor, y así estaremos en mayor capacidad de ayudar a plasmar el carácter de Dios en nuestros alumnos.


No hay comentarios.: