Google+ Followers

20 julio 2016

HUESOS SECOS



“Y me dijo: Hijo de hombre, ¿vivirán estos huesos? Y dije: Señor Jehová, tú lo sabes. Me dijo entonces: Profetiza sobre estos huesos, y diles: Huesos secos, oíd palabra de Jehová” Ezequiel 37: 3, 4.

“Esta clase está bien representada por el valle de huesos secos que Ezequiel vio en visión. Aquellos a quienes les han sido encomendados los tesoros de la verdad, y sin embargo están muertos en transgresiones y pecado, necesitan ser creados nuevamente en Cristo. Hay tan poca vitalidad real en la iglesia en este tiempo, que toma una labor constante dar a los hombres la apariencia de vida ante el profeso pueblo de Dios. Cuando el poder transformador de Dios venga sobre las personas, su actividad lo hará manifiesto. Llegarán a ser obreros, y estimarán el reproche de Cristo como mayores riquezas que los tesoros del mundo”.  (Ministerio Pastoral, 180).

Sabemos mucho y practicamos poco. Sabemos que Cristo está pronto a venir, pero esta verdad no arde en nuestros corazones; no nos sentimos impulsados a dar las buenas nuevas por que estamos sumidos en nuestros empleos, hobbies; de pronto adormilados por nuestras distracciones. No nos damos cuenta que el tiempo transcurre inexorable y que pronto aparecerá el deseado de todas las gentes en las nubes de los cielos.

Las nubes ya se arremolinan en torno de las últimas señales de la historia del mundo. Es necesario que tomemos las armas del cristiano y prediquemos con poder desde la esfera que poseemos. No necesitas un llamado humano para hacer la obra, ya tienes el llamado divino. Escucha la voz del Espíritu Santo y entonces tus huesos que hoy están secos y sin vida, volverán a vibrar y serán revitalizados.


Hoy seamos receptivos a la voz de la Palabra de Dios.

No hay comentarios.: