Google+ Followers

21 junio 2016

EL DISEÑADOR DE LA NATURALEZA



Isaías 44:19 “No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí. ¿Haré del resto de él una abominación? ¿Me postraré delante de un tronco de árbol?”.

“La manera más eficaz de enseñar acerda de Dios a los paganos que no le conoce, es por medio de sus obras. De esta manera, mucho más facilmente que por cualquier otro método, puede hacérseles comprender la diferencia que hay entre sus ídolos, obras de sus manos, y el verdadero Dios, el Hacedor de los cielos y la tierra… En estas lecciones que provienen directamente de la naturaleza, hay una sencillez y pureza que las hacen del más alto valor para otros, además de los paganos”. (Consejos para los maestros, 178).

En el club de conquistadores de la iglesia hay una serie de especialidades de naturaleza. Especialidades interesantes como arenas, astronomía y demás. Todas ellas tienen como función lograr que los participantes de su aprendizaje se sorprendan de lo complejo, profunda y vasta que es la micro, meso y macro creación de Dios. Ese conocimiento nos ayuda a entender dos dimensiones maravillosas.

Primero, nos ayuda a entender que somos seres infinitamente pequeños en el marco de las galaxias. Primero,  pensemos que la luz del sol tarda aproximadamente unos 7 minutos en llegar a la tierra, a la velocidad de la luz, y que la luz de la estrella más cercana aparte del sol, tarda en llegar a nuestra tierra unos cuatro años luz (sabiendo que la luz viaja a 300000 kilómetros por segundo). Son distancias atronómicas, inmensas que dificilmente hacen que la mente pueda entenderlas con toda su potencia.

Segundo, nos ayuda a conocer que somos únicos y muy valiosos a la vista de Dios. Dios se da el trabajo de hacer cuidadosamente diferente cada copo de nieve, cada cristal de la naturaleza, cada plantita, cada ser vivo, cada huella dactilar. En cada cosa sencilla se ve la mano cradora, diseñadora y creativa de Dios.

Ahora, tú eres una maravilla, pero mejor aún, importante, para la Dios. Los problemas o errores no te definen como ser, sino el que Dios es tu creador, y tu padre. Deja de lamentarte de tu pasado y vive, vive para glorificarlo y hacer de este día, un día de vivir caminando al lado de Dios.

No contemples la naturaleza para glorificarla, sino que ello te lleve a glorificar al diseñador y creador de la naturaleza.    

No hay comentarios.: