19 febrero 2016

CONFIANZA SIN ROMANCE



Job 19:25 “Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo” 

“El corazón que se rinda a la sabia disciplina de Dios. habrá de confiar en cada manifestación de su providencia. . . La tentación procurará desalentamos, pero, ¿qué se logra al ceder a la tentación? ¿Obtendrá, acaso, el alma algo mejor murmurando y quejándose de aquello que es la única fuente de poder? ¿Está el ancla echada dentro del velo? ¿Soportaremos la enfermedad? ¿Cuál será nuestro testimonio en los instantes finales de la vida, cuando los labios estén temblorosos por la muerte? ¡El ancla está firme!  Yo sé que mi Redentor vive. . .” (Alza tus ojos, 376).

Este es un pensamiento muy positivo y lleno de esperanza. Y es que el Señor no dijo en ningún momento que la vida del cristiano sería constantemente agradable y sin problemas, sino que prometió que cuando andemos en valle de sombra de muerte, Él estará con nosotros a fin de darnos aliento y bienestar.

Otro pensamiento que debemos tener en cuenta es que cuando estamos bien espiritualmente, no necesariamente estaremos bien también en otros aspectos de nuestra vida. He conocido gente muy entregada al Señor pero con muchas pruebas a nivel laboral o sentimental.


Pero aun cuando estemos llenos de tristezas y aflicciones, debemos estar tan confiados que podamos exclamar en medio del valle de sombra de muerte, en medio de las aflicciones más profundas, en medio de tormentas de tentación más severas, en medio de la vergüenza de la culpa descubierta en arrepentimiento, en medio de la soledad, en medio de la traición, con la voz quebrantada por el llanto, pero con fe y paz: “Yo sé que mi redentor vive, en Él confiaré…”.

No hay comentarios.: