18 enero 2016

VICTORIOSOS POR FE



2 Crónicas 20:15  “y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios”.

“Josafat era hombre de valor.  Durante años había fortalecido sus ejércitos y sus ciudades. Estaba bien preparado para arrostrar casi cualquier enemigo; sin embargo en esta crisis no confió en los brazos carnales.  No era mediante ejércitos disciplinados ni ciudades amuralladas, sino por una fe viva en el Dios de Israel, cómo podía esperar la victoria sobre estos paganos que se jactaban de poder humillar a Judá a la vista de las naciones” (Profetas y reyes, 147).

Las palabras del Señor, las palabras de ánimo y confianza en su protección que profirió para oídos de todo Judá y específicamente de Jerusalén, hubieran sido vacías si es que hubieran caído en oídos de gente timorata y falta de compromiso con el Señor.

Los receptores de  aquel mensaje tenían como líder a Josafat, hombre de valor y prudente que por años fue echando por tierra la idolatría y fortaleciendo las murallas de las ciudades, los ejércitos y la fortaleza espiritual.

Judá estaba listo para resistir y aun para vencer. Pero como no es del jinete, ni del caballo la victoria, sino de Jehová, pues decidieron echar mano de aquel tesoro que acuñaron durante años. Su fe en Yavé Sebaot (Jehová de los Ejércitos).


Amiga y amigo. Las palabras de ánimo del Señor necesitan caer en un terreno fértil y preparado. Echemos por tierra los ídolos y los vicios que nos separan del Señor. Eres una persona preparada, hábil, y fuerte en varios aspectos, pero el Señor desea que tengas fortaleza espiritual para que realmente seas un vencedor según su corazón. Hoy hagamos algo que fortalezca nuestras defensas espirituales para que no caigamos presa del león rugiente que anda por allí, acechando…

No hay comentarios.: