22 enero 2016

DIOS SALVA



2 Crónicas 32:8  “Con él está el brazo de carne, mas con nosotros está Jehová nuestro Dios para ayudarnos y pelear nuestras batallas. Y el pueblo tuvo confianza en las palabras de Ezequías rey de Judá”.

“EN UN tiempo de grave peligro nacional, cuando las huestes de Asiria estaban invadiendo la tierra de Judá, y parecía que nada podía ya salvar a Jerusalén de la destrucción completa, Ezequías reunió las fuerzas de su reino para resistir a sus opresores paganos con valor inquebrantable y confiando en el poder de Jehová para librarlos” (Profetas y reyes, 259).

Este es otro ejemplo de estar preparados humanamente hablando, pero finalmente confiar no en el brazo de carne sino en el brazo del Todopoderoso.

Hacía poco tiempo atrás que las diez tribus del norte fueron dispersadas por el rey de Asiria. Y ahora el invasor codicioso había regresado para llevarse las riquezas de Jerusalén. Pero con fe inquebrantable el rey confió en el mensaje de consuelo del profeta y arengó a su nación a permanecer firme. Sabemos el desenlace de la historia. 2 Crónicas 32:21 declara que el Ángel de Jehová ajustó cuentas con el orgulloso asirio.

Dios actuará a nuestro favor cuando seamos fieles con Él. Fieles en todo. Seamos pues personas que vivan confiando en el brazo todopoderoso del Señor. Vivamos hoy como mirando al Invisible. Además recordemos que Dios resiste a los soberbios. Seamos humildes en la presencia del Señor, sino recordemos la experiencia de Senaquerib.


No hay comentarios.: