04 noviembre 2015

SEAMOS REALES ADORADORES DEL SEÑOR




2 Reyes 17:24  “Y trajo el rey de Asiria gente de Babilonia, de Cuta, de Ava, de Hamat y de Sefarvaim, y los puso en las ciudades de Samaria, en lugar de los hijos de Israel; y poseyeron a Samaria, y habitaron en sus ciudades”.

“La iniquidad de Israel durante el último medio siglo antes de la cautividad asiria, fue como los días de Noé y como toda otra época cuando los hombres rechazaron a Dios y se entregaron por completo al mal hacer. La exaltación de la naturaleza sobre el Dios de la naturaleza, la adoración de las criaturas en vez del Creador, resultaron siempre en los males más groseros. Asimismo cuando el pueblo de Israel, en su culto de Baal y Astarté, rindió supremo homenaje a las fuerzas de la naturaleza, se separó de todo lo que es elevador y ennoblecedor y cayó fácilmente presa de la tentación. Una vez derribadas las defensas del alma, los extraviados adoradores no tuvieron barrera contra el pecado, y se entregaron a las malas pasiones del corazón humano” (Profetas y reyes, 211).

Estamos en épocas muy similares. A través de corrientes ocultistas como la Nueva Era y el espiritismo, la gente de esta tierra está siendo llamada a volver a la naturaleza, pero dejando de lado al creador de la naturaleza. La iriología, medicina alternativa, la meditación trascendental, el chamanismo, la adivinación, y demás alternativas ocultistas danzan en torno a millones que parecen extasiados con sus opciones.

Como Dios no existe (según los evolucionistas), los hombres están perdiendo freno para el ejercicio de sus bajas pasiones. Su única traba es su moral, pero que al final ¡ellos mismos construyen, sin la dirección de un ser superior! Se deja de comer carne no solo porque hace bien a la digestión y al pensamiento, sino para no matar a algún humano reencarnadado. El espiritismo y la filosofía oriental ocultista tamizan las opciones New Age.

Hoy seamos leales al Señor, creador de la Naturaleza.

No hay comentarios.: