Google+ Followers

30 octubre 2015

SUCESORES




2 Reyes 2:9  “Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí”.

“Cuando en su providencia el Señor ve conveniente retirar de su obra a aquellos a quienes dio sabiduría, sabe ayudar y fortalecer a sus sucesores, con tal que ellos esperen auxilio de él y anden en sus caminos.  Hasta pueden ser más sabios que sus predecesores; porque pueden sacar provecho de su experiencia y adquirir sabiduría de sus errores” (Profetas y reyes, 170, 171).

Una de las frases que se escuchan comúnmente entre los adolescentes es: “¡Como tu ya gozaste tu juventud, mamá, me prohíbes varias cosas! ¡deja que yo tenga mis experiencias, deja que viva mi vida!”.

Esto es sinónimo de torpeza. Lo que nos hace sabios y dignos de libertad es que aprendamos de manera vicaria, es decir, de la experiencia de los otros. Sabio es el que aprende de sus errores, pero aun más sabio es el que aprende de los errores de los demás.

Cuando Dios te llama a una responsabilidad, ten la seguridad que junto con ella te dará la sabiduría y la idoneidad para llevarla a cabo. Nuestra parte es mantenernos en la presencia del dueño de la obra. En la presencia del que el supremo en todas las cosas y lleno de misericordia. En la presencia del supremo maestro, Cristo Jesús.

Aprendamos hoy de los que son más viejos y más sabios que nosotros, y si esto es leído por una persona mayor, viva de tal modo el día de hoy que los jóvenes puedan caminar por sus huellas sin peligro.

No hay comentarios.: