Google+ Followers

17 octubre 2015

SOMOS HEREDEROS





2 Samuel 4:4  “Y Jonatán hijo de Saúl tenía un hijo lisiado de los pies. Tenía cinco años de edad cuando llegó de Jezreel la noticia de la muerte de Saúl y de Jonatán, y su nodriza le tomó y huyó; y mientras iba huyendo apresuradamente, se le cayó el niño y quedó cojo. Su nombre era Mefi-boset.”

“En la fecha de la derrota de Saúl, por los filisteos en la llanura de Jezreel, la nodriza de este niño, tratando de huir 771 con el lo había dejado caer, y como consecuencia quedó él lisiado para toda la vida.  David hizo traer al joven a la corte, y le recibió con mucha bondad.  Se le devolvieron las propiedades particulares de Saúl para el mantenimiento de su casa; pero el hijo de Jonatán había de ser huésped permanente del rey y sentarse diariamente a la mesa real. Los informes propalados por los enemigos de David, habían creado en Mefi-boseth fuertes prejuicios contra él y lo consideraba usurpador, pero la recepción generosa y cortés que le acordó el monarca, y sus bondades continuas ganaron el corazón del joven”. (Patriarcas y profetas, 771).

Un niño que en un día lo tenía todo y al día siguiente nada. La nodriza lo llevó en medio del dolor que ella sentía de haber perdido su trabajo y a sus amados patrones y por el dolor de haber dejado caer al bebe que no paraba de llorar y era porque se había roto los huesos de las piernas.

Ella habitó en Lodebar que significa “Lugar sin pasto”. Para una comunidad agraria, un lugar sin pasto era un lugar desierto e inservible para el negocio. En aquel lugar vivió y creció Mefi boset, en aquel lugar abrió los ojos a la razón y creo yo que no creería las historias de su pasado palaciego, al ver su realidad presente.

Pero cuando David lo buscó y lo halló, lo restauró a su pasada manera de vivir. Hoy el Señor Jesús quiere restablecerte nuevamente a tu estatus de heredero del cielo, aunque este habitando en Lodebar... ¿Le dejarás?


No hay comentarios.: