10 octubre 2015

PARA LOS IMPULSIVOS




1 Samuel 13:14  Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

“Con impaciencia creciente esperaba Saúl la llegada de Samuel, y atribuía la confusión, la angustia y la deserción de su ejército a la ausencia del profeta.  Llegó el momento señalado, pero el varón de Dios no apareció inmediatamente.  La providencia de Dios había detenido a su siervo.  Pero el espíritu inquieto e impulsivo de Saúl no pudo ser refrenado por más tiempo.  Creyendo que debía hacerse algo para calmar los temores del pueblo, resolvió convocar una asamblea para el servicio religioso, e implorar la ayuda divina mediante el sacrificio.  Dios había ordenado que sólo los que habían sido consagrados para el servicio divino podían presentarle los sacrificios.  Pero Saúl mandó: "Traedme holocausto y sacrificios pacíficos" (véase 1 Samuel 13, 14), y así como estaba, equipado con su armadura y sus armas de guerra, se acercó al altar y ofreció el sacrificio delante de Dios.” (Patriarcas y profetas, 671, 672).

Cuantas veces actuamos por impulso más que por razón. Puede que las circunstancias parecieran obligarnos a tomar decisiones que contravienen la voluntad revelada de Dios, pero es allí donde se mide el temple y la clase de nuestros espíritus. El ser personas apresuradas, inquietas e impulsivas puede granjearnos desgracias y no solo para nosotros sino también para las personas que queremos.

Hoy pidamos al Señor habilidad para pensar antes de actuar, calma para serenarnos en los momentos de mayor tención, capacidad para callar cuando las circunstancias estén muy “calientes” y sobre todos sabiduría para saber decidir en el momento oportuno. Una sola decisión puede afectar nuestro buen nombre y el de nuestros seres amados. Busquemos la sabiduría de Dios para vivir sin ofenderlo y manteniéndonos firmes de lado de su Palabra aunque se desmoronen los cielos.

No hay comentarios.: