18 octubre 2015

HAS TU PARTE




2 Samuel 6:6-7  “Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios, y la sostuvo; porque los bueyes tropezaban.  Y el furor de Jehová se encendió contra Uza, y lo hirió allí Dios por aquella temeridad, y cayó allí muerto junto al arca de Dios”.

“Uza incurrió en la culpa mayor de presunción.  Al transgredir la ley de Dios había aminorado su sentido de la santidad de ella, y con sus pecados inconfesos, a pesar de la prohibición divina, había presumido tocar el símbolo de la presencia de Dios.  Dios no puede aceptar una obediencia parcial ni una conducta negligente con respecto a sus mandamientos”.  (Patriarcas y profetas, 763).

Una culpa compartida. ¿Acaso no sabían los dirigentes de Israel como se debia transportar el Arca del Pacto? ¿Acaso no sabian los levitas, los que conocían la ley de Jehová, como debía hacerce este movimiento?

Uza no debió haber alzado su mano para tocar el Arca. No era su función. No debió. Esa era la función de otro.

Aprendamos la lección de la temeridad de Uza. Dios cuida su Arca, Dios cuida su iglesia. Si eres dirigente, haz lo que debes hacer, y si no eres dirigente, respeta las reglas y haz tu parte, es decir lo que debes hacer.

Dios espera que todos hagan su parte según los dones que han recibido.


No hay comentarios.: