Google+ Followers

08 septiembre 2015

PREPARADOS PARA EL SABADO



Deuteronomio 5:12  “Guardarás el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado.”

“Terminad el viernes los preparativos para el sábado.  Cuidad de que toda la ropa esté lista y que se haya cocinado todo lo que debe cocinarse, que se hayan lustrado los zapatos y tomado los baños.  Es posible lograr esto.  Si lo establecéis como regla, podéis hacerlo.  El sábado no debe destinarse a reparar ropas, a cocinar alimentos, a los placeres, o a otra ocupación mundanal.  Antes de que se ponga el sol, debe ponerse a un lado todo trabajo secular y guardarse fuera de la vista todos los periódicos de ese carácter.  Padres, explicad a vuestros hijos lo que hacéis y os proponéis y dejadlos participar en vuestra preparación para guardar el sábado según el mandamiento”. (Conducción del niño, 501).

Algunos ven la reglamentación con respecto al sábado como un cúmulo de cargas sin sentido y que no tienen mayor importancia. Consideran que el sábado cada uno lo guarda como mejor le parezca con tal de no trabajar en cuestiones que rindan réditos económicos.

Querido amigo y amiga, recordemos que estamos en medio de un gran conflicto entre el bien y el mal y que nosotros decidimos quien vence o gana en nuestra vida. Los escritos del Espíritu de Profecía deben leerse bajo esa mirada. Son consejos que nos ayudan a mantenernos de parte del Cordero a fin de vencer en el gran conflicto. Cuando Elena de White aconseja que debemos tener todos nuestros preparativos listos antes del la puesta del sol del viernes es para que luego no estemos en correría y afanes que pueden generar un clima de tensión en las horas sagradas. Es para que estemos listos para amar a nuestro Dios con toda nuestra alma, nuestros ser y nuestra mente. Para amar al Señor y dedicarnos a la adoración alegre y sin tensiones.


Somos soldados en medio de una batalla cósmica. Somos los trescientos del Comandante Celestial y las normas que él nos da son para estar preparados con todas nuestras capacidades a fin de estar listos para la batalla. Que Dios nos encuentre siguiendo al Cordero por dondequiera que va.

No hay comentarios.: