Google+ Followers

23 septiembre 2015

NO MAS IDOLATRIA



Jueces 2:11  “Después los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová, y sirvieron a los baales”.

“Cuando un alma se ha convertido cabalmente, los malos hábitos naturales desaparecen con la ayuda de Cristo, y todas las cosas son hechas nuevas.  Entre los que profesan ser siervos de Cristo, debería existir un ferviente propósito, tal como el que manifestó Daniel en la corte de Babilonia.  Sabía que Dios era su fortaleza y su escudo, su vanguardia y su retaguardia.  Entre las corrupciones que lo rodearon en la corte de Babilonia, se mantuvo libre de las imágenes y los sonidos que podían seducirlo y hacerlo caer en la tentación.  Cuando sus deberes requerían que estuviera presente en escenas de orgía, intemperancia y la más baja idolatría, cultivó el hábito de orar silenciosamente, y así lo protegió el poder de Dios.  Tener la mente elevada hacia Dios será beneficioso en todo tiempo y lugar...” ( A fin de conocerle, 249).

Querido amigo, una de las habilidades que más necesitamos es la de mantenernos atentos a cerrar las puertas de nuestra ciudad ante la acechanza de cualquier salteador.

La mente es como una ciudad amurallada que tiene cinco puertas: la visión, la audición, el olfato, el gusto y el tacto. El diablo tiene varios cientos de equipos de infiltración y sabotaje que ingresan a las puertas de nuestras murallas para destruir su firmeza y echar abajo sus puertas.

Tenemos así que luchar una batalla de fino espionaje, salvaguardando celosamente cada entrada a nuestra mente, evitando que la ciudad se contamine.

Disciplina en el comer, ingerir, respirar, inhalar, escuchar, observar, y tocar son necesarias para llegar a tener un carácter armonioso y digno de ser llamado un hijo de Dios. El pueblo de Israel decidió darse varias licencias en cuanto a lo que cautivaba sus sentidos y pronto se vio envuelto en la adoración a los baales. De pronto ya este libro llega a alguien que es víctima de Baal, el baal de las adicciones a sustancias, de las adicciones a procesos o de las adicciones a personas.

Quita los baales del pedestal donde lo has puesto y verás como los ángeles ministradores te ayudarán en tu nuevo cometido. Dejemos de hacer lo malo ante los ojos de Jehová hoy mismo.

No hay comentarios.: