18 agosto 2015

HERIDOS, PERO NO DESTRUIDOS

Éxodo 1:12  “Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y crecían, de manera que los egipcios temían a los hijos de Israel”. 

“Los israelitas se habían hecho ya muy numerosos.  "Crecieron, y multiplicaron, y fueron aumentados y corroborados en extremo; y llenóse la tierra de ellos." Gracias al cuidado protector de José y al favor del rey que gobernaba en aquel entonces, se habían diseminado rápidamente por el país.  Pero se habían mantenido como una raza distinta. sin tener nada en común con los egipcios en sus costumbres o en su religión: y su número creciente excitaba el recelo del rey y su pueblo, pues temían que en caso de guerra se uniesen con los enemigos de Egipto.  Sin embargo, las leyes prohibían que fueran expulsados del país.  Muchos de ellos eran obreros capacitados y entendidos, y contribuían grandemente a la riqueza de la nación; el rey los necesitaba para la construcción de sus magníficos palacios y templos.  Por lo tanto, los equiparé con los egipcios que se habían vendido con sus posesiones al reino.  Poco después puso sobre ellos "comisarios de tributos" y completó su esclavitud.  "Y los Egipcios hicieron servir a los hijos de Israel con dureza: y amargaron su vida con dura servidumbre, en hacer barro y ladrillo, y en toda labor del campo, y en todo su servicio, al cual los obligaban con rigorismo." "Empero cuanto más los oprimían. tanto más se multiplicaban y crecían."” (Patriarcas y profetas, 247).

Un abogado y cristiano llamado Tertuliano (150 – 225?) dijo cierta vez que “La sangre de los mártires es semilla de nuevos cristianos”. El se expresó así debido a que cuando los mártires eran llevados al circo romano para ser despedazados por gladiadores o las bestias feroces en el marco de algún juego sumario, con el propósito de escarmentar a los demás cristianos y ser un mensaje de advertencia al populacho, muchos cristianos morían cantando, orando o gritando “perdónalos, no saben lo que hacen”.

Muchos espectadores que contemplaban el macabro espectáculo se preguntaban: “¿Qué deidad es esta que inspira tanta lealtad y llega el corazón de estos infelices con tanto gozo?”. Salían del coliseo con el primer estudio bíblico vivido (Matero 28:19) y buscaban conocer al Dios de los mártires. Luego de conocerlo, se hacían cristianos.


Los israelitas, mientras más oprimidos eran, más crecían. Tu vida de fe se hará cada vez más poderosa en la medida en que soportes las pruebas que Dios permite que atravieses. No olvides que a veces el buen pastor nos llevará por valle de sombra de muerte y estando rodeados de sombra, no temerás porque lo verás guiándote y cantarás: “Jesús me guía cuanta paz he hallado en dicho tan verás, en todo afán seguro voy pues Dios me ama suyo soy”.

No hay comentarios.: