Google+ Followers

31 agosto 2015

ESTA CARNE SI, ESTA NO

Levíticos 11:3  “De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis.”

“Se enviaron ángeles para reunir en los bosques y los campos a los animales que Dios había creado.  Iban delante de ellos, y éstos los seguían, de dos en dos, macho y hembra, y los animales limpios en grupos de a siete.  Esos animales, desde los más feroces hasta los más mansos e inofensivos, entraron solemne y pacíficamente en el arca.  El cielo parecía cubierto de aves de todas clases.  Llegaron volando hasta el arca, de dos en dos, macho y hembra, y de las aves limpias en grupos de a siete.  El mundo los contemplaba maravillado, algunos con temor, pero se habían endurecido tanto en su rebelión, que esa suprema manifestación del poder de Dios tuvo sólo una influencia momentánea sobre ellos.  Durante siete días los animales llegaron hasta el arca, y Noé los acomodó en los lugares que les había preparado.” (Historia de la redención, 68).

La reglamentación sobre los animales que Dios permitió que se comiesen se dio desde el diluvio. Ya se conocían que animales eran limpios y cuáles no. Esta instrucción fue rectificada para el pueblo de Israel y no fue clavada en la Cruz de Jesús como se asevera, esta instrucción fue dada para aquellos que desearan vivir en comunión con Cristo.

Cuando el pueblo antediluviano se mofaba de Noé, vieron como los anímales limpios e inmundos llegaban al Arca. Pero aun este acto portentoso de Dios no los enterneció lo suficiente.

¿No será que la historia se repite hoy en mi y en ti? Cuando Dios nos da una instrucción, basta. Es suficiente. No necesito más. Pero estamos en una época en que la mente humana se ha vuelto tan cuestionadora que aun Dios debe pasar por nuestro tribunal inquisidor. Pero Dios no se rebajará a negociar conmigo ni contigo. Dios es Dios y sus caminos son elevados. Si se lo permitimos, El nos elevará a sus caminos de obediencia y piedad.


Querido amigo y amiga. Hoy decidamos ser fieles y obedientes a las instrucciones de Dios. Todo lo que dejó fue para nuestro bien.

No hay comentarios.: