Google+ Followers

20 febrero 2015

CLAMA A MI



Jeremías 33:3 “Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”.

“La mente, el alma, se edifica con lo que le sirve de alimento, y a nosotros nos toca determinar la clase de alimento que recibirá. Está al alcance de todos escoger los temas que han de ocupar los pensamientos y amoldar el carácter. Dios dice de cada ser humano privilegiado con el acceso a las Escrituras: “Le escribí las grandezas de mi ley”. “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (La Educación 114).

Cuando estés atravesando momentos de suprema agonía o profundo dolor, o de pronto, alguna coyuntura de vida que no entiendes ni logras ver la solución, como cuando los discípulos remaban y remaban de manera infructuosa en el mar embravecido que no los dejaba avanzar, entonces no te quejes, no grites a tus hijos o a tu cónyuge, sino a Dios.

Dios es el padre que tu hubiera gustado tener, clama a Él, y nuestro maravilloso Dios te dará fuerzas para soportar la crisis, la tentación, el tiempo y el temor. El Señor te tomará fuertemente de tu mano derecha, te pondrá nuevamente en tus pies para seguir caminando o de ser necesario te cargará para que continúes en la batalla de la fe, pero no te des por vencido ni vencida.

Escucha la dulce voz que te dice: “No temas, yo estoy contigo, no desmayes”. El Señor quiere escuchar tu voz, no por que le haga bien a Él, sino porque sabe que al pasar tiempo juntos, tu ser también logrará desfrutar de la paz de la presencia del Señor.

Hoy es momento de clamar al Señor y esperar su dulce respuesta, que sea la que fuere, será la mejor y nos llenará de paz. Dios te cuide.

No hay comentarios.: