Google+ Followers

28 enero 2015

SALID DE ELLA




Isaías 47:8 “Oye, pues, ahora esto, mujer voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, tú que dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré viuda, ni conoceré orfandad”.

“La gloria de Dios reposaba sobre los santos pacientes y expectantes, que valerosamente daban la postrera y solemne amonestación, para proclamar la caída de Babilonia y exhortar al pueblo de Dios a que saliera de ella a fin de huir de su terrible condenación”. (Historia de la Redención, 420).

En el lenguaje simbólico  profético, la mujer es símbolo de una iglesia (Efesios 5), y cuando se habla de Babilonia, se la compara con una mujer dada a la vida fácil. Por ello, es símbolo de un sistema de adoración fácil que puede ser fácilmente adoptado por cualquier persona. Pero el pueblo de Dios sabe que seguir al Señor no es cosa que no exige renuncias, sino que es como el andar en una senda angosta.

Este movimiento espurio actúa con total seguridad, creyendo que, como son la mayoría de personas la que la aceptan y sostiene, puede hacer lo que mejor le parezca, pero el Señor es celoso de que su Palabra no sea enseñada como debe de ser.

Mis amigos y amigas, estamos en los últimos momentos de la historia del mundo y debemos hacer tocar el sonido certero. Debemos anunciar a cuantos podamos que el Señor viene, y entonces, muchos deberán abandonar la Babilonia mística, es decir, luego de dar cuenta de que están siendo extraviados por ceremonias y actividades que no tienen asidero en la Palabra de Dios, decidan abrazar la verdad tal cual aparece en la Biblia.

Seamos parte de aquel movimiento que proclama que el pueblo de Dios salga de Babilonia. Seamos parte de aquel gran movimiento de predicación. Busquemos a alguien para compartir la fe; brinda tu testimonio y cuantos puedas. Puedes hacer en persona o por las redes sociales, o subiendo a la internet programas de radio o televisión.

Dios te cuide y ayude para proclamar hoy las verdades de la Biblia.

No hay comentarios.: