26 enero 2015

IGLESIA MILITANTE




Isaías 43:2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”.

“No hay motivo para dudar, ni temer que la obra fracase. Dios está al frente de ella y dirigirá todas las cosas. Si hay asuntos que necesitan enmienda en la dirección de la obra, Dios atenderá eso y corregirá los errores. Tengamos fe en que Dios conducirá el noble barco que lleva su pueblo hasta el puerto de seguridad”. (Maranata, 133).

En estos momentos en que se observan muchos cambios a nivel de costumbres, formas de pensamiento y acciones en torno a lo que se debe y no se debe hacer en relación a la vida del cristiano y su forma de adorar, muchos se desalientan a ver cómo costumbres antes prohibidas ahora son prácticamente acciones comunes entre cristianos profesos.

Querido amigo y amiga, Dios está al timón de la iglesia. El tiene un pueblo, pero ojo, no una rama aislada y otra por allá, sino un pueblo unido y fervoroso. Dios está al timón de toda la embarcación adventista. Puede que veas alguna cosa que no te gusta, pero no te desanimes, Dios pondrá orden en lo que no está bien. Dios escribe derecho en los renglones torcidos de los hombres.

Ahora el Señor tiene una iglesia militante, mas no triunfante, una iglesia que está camino a la Canaán Celestial, no una que ya llegó. En este caminar muchos entran y otros tantos, tristemente, salen, y podrás observar que hay ovejas que más parecen cabritos, por lo que comen, hacen o lucen, pero no temas, Dios quiere transformarlos; ten paciencia. Has tu parte, instrúyeles con amor.

Algún día vendrá el tiempo de probar al verdadero pueblo de Dios, y entonces si pasas por las aguas o por los fuegos de la aflicción, no te quemarás ni te ahogarás. Dios te sostenga el día de hoy.

No hay comentarios.: