Google+ Followers

27 enero 2015

CUIDADO CON LOS ÍDOLOS




Isaías 44:19 “No discurre para consigo, no tiene sentido ni entendimiento para decir: Parte de esto quemé en el fuego, y sobre sus brasas cocí pan, asé carne, y la comí. ¿Haré del resto de él una abominación? ¿Me postraré delante de un tronco de árbol?”.

“Si alguna vez hubo un tiempo cuando ha sido necesario hacer sacrificios, es ahora. Hermanos y hermanas, practicad la economía en vuestros hogares. Desechad los ídolos que habéis colocado delante de Dios. Abandonad vuestros placeres egoístas. Os ruego que no gastéis dinero en embellecer vuestras casas, porque vuestros recursos pertenecen a Dios y a él tendréis que dar cuenta por su uso. No utilicéis el dinero de Dios para gratificar los caprichos de vuestros hijos. Enseñadles que Dios tiene derecho sobre todo lo que poseen y que nada podrá cancelar ese derecho”. (Consejos sobre mayordomía cristiana, 41).

Los ídolos son todo aquello que nos roba los recursos físicos, monetarios, de tiempo, y de energía física que podríamos entregar al servicio de Dios. Lo que Elena de White recomienda como criterio es que sus hijos demos una primordial importancia al hacer progresar la obra de dar a conocer a otros las verdades eternas de la Palabra de Dios, tal cual aparecen en la Biblia.

Amigas y amigos, necesitamos pensar un  poco en dónde están nuestros afectos. Recordemos que todo tu y todo yo pertenecemos al Señor y que nuestras capacidades intelectuales, físicas, sociales y espirituales, así como posesiones deben estar al servicio del que nos amó y se entregó a si mismo por nosotros. Si el dinero es un ídolo y lo estás acumulando, pues recuerda que mientras más sirvas al resto, el Señor verá que eres buen mayordomo para administrar más.

Y no solo el dinero, sino tus capacidades, deben estar al servicio del prójimo; en cómo lo ayudamos a ser una mejor persona para gloria de Dios y  para el bienestar de su familia, seres amados, y patria. Donde un hijo de Dios vive debe ser una influencia de vida para vida.

Es hora de salir de nuestro auto enfoque para enfocarnos en el prójimo, que Dios nos ayude para pensar en formas creativas de servicio por los demás.

No hay comentarios.: