Google+ Followers

23 diciembre 2014

LA HUMILDAD

Si su pueblo cultivara la verdadera humildad, el Señor podría hacer mucho más en su favor; pero son muy pocos aquellos a quienes se les puede confiar alguna responsabilidad importante o darles éxito sin que confíen demasiado en sí mismos y se olviden de que dependen en absoluto de Dios.  Este es el motivo por el cual, al escoger los instrumentos para su obra, el Señor pasa por alto a los que el mundo honra como grandes, talentosos y brillantes.  Con demasiada frecuencia son orgullosos y presumidos.  Se creen competentes para actuar sin consejo de Dios. PATRIARCAS Y PROFETAS, 595.

No hay comentarios.: