Google+ Followers

27 diciembre 2014

EL ERROR DE ELÍ

ELÍ ERA sacerdote y juez de Israel.  Ocupaba los puestos más altos y de mayor responsabilidad entre el pueblo de Dios.  Como hombre escogido divinamente para las sagradas obligaciones del sacerdocio, y puesto sobre todo el país, como la autoridad judicial más elevada, se le consideraba como un ejemplo, y ejercía una gran influencia sobre las tribus de Israel.  Pero aunque había sido nombrado para que gobernara al pueblo, no regía bien su propia casa.  Elí era un padre indulgente.  Amaba tanto la paz y la comodidad, que no ejercía su autoridad para corregir los malos hábitos ni las pasiones de sus hijos.  Antes que contender con ellos, o castigarlos, prefería someterse a la voluntad de ellos, y les cedía en todo.  En vez de considerar la educación de sus hijos como una de sus responsabilidades más importantes, trataba el asunto como si tuviera muy poca importancia. Patriarcas y Profetas, 621.


No hay comentarios.: