23 diciembre 2014

EL CARÁCTER

El carácter se prueba a menudo por los medios más sencillos.  Los que en un momento de peligro se empeñaban en suplir sus propias necesidades, no eran hombres en quien es se podía confiar en una emergencia.  El Señor no tiene en su obra cabida para los indolentes y para los que suelen complacer el apetito.  Escogió a los hombres que no permitieron que sus propias necesidades les hicieran demorar el cumplimiento del deber.  No sólo poseían valor y dominio de si mismos los trescientos hombres elegidos, sino que eran también hombres de fe. No los había contaminado la idolatría.  Dios podía dirigirlos, y por su medio librar a Israel.  El éxito no depende del número.  Tanto puede Dios libertar por medio de pocos como de muchos.  No le honra tanto el gran número como el carácter de quienes le sirven. Patriarcas y Profetas 593.

No hay comentarios.: