Google+ Followers

05 abril 2014

COMPLEJO DE BRUTO

No reprendas al insolente, no sea que acabe por odiarte;
    reprende al sabio, y te amará. Proverbios 9:8 (NVI)


El complejo de bruto se manifiesta cuando el alumno trata de destruir a su maestro.[1] Marcus Junius Bruto, fue un político romano, hijo de la amante de Julio César, a lo largo de veinte años. En su juventud se unió a las tropas del enemigo de su mentor y luchó al lado de Pompeyo. Pero derrotado este, fue perdonado por Julio César y puesto como gobernador de una de las provincias galas. Pese a todo lo recibido por s mentor, participó activamente en la conspiración para asesinarlo.[2]

Esto se manifiesta cuando una persona se opone a otra persona o se opone contra el medio ambiente, sabiendo que esa persona lo beneficia o el medio ambiente le ofrece lo mejor de su naturaleza.

A veces uno se encuentra en la vida con personas que viven resentidas o con animosidad contra otras, y cuando se les pregunta el porqué, simplemente responden: “no sé, es que me cae mal”.

Simplemente alguien les cayó mal por algo que se le dijo, una reprensión o un reclamo, o simplemente porque recibió un “No” por respuesta a un pedido. Esta persona, que identifica este complejo en ella, debe evaluar que, cuando a una persona se le llama la atención, es porque quien le llama la atención  lo aprecia. Si no le importara nada, no le diría nada tampoco.

Debe de comprender que todos no tienen la obligación de decirle “si”  a todo lo que este “Marcus” solicita. Esto también podría deberse a un egocentrismo no superado. A un infantilismo que debe reconocerse y hacer todos los esfuerzos para ser dejado atrás.

Si estás de novio o novia con una persona con este complejo, debes de recomendarle que inicie su recuperación asumiendo responsabilidades domésticas, como lavar la loza, tender su cama o cualquier cosa que pueda terminar. Por otro lado, debe buscar un trabajo.

Si la persona en cuestión es adulto o adulta, debe buscar una red de apoyo social en la que lo ayuden a darse cuenta de sus errores y a superarlo. De no superarse, se debe buscar ayuda psicológica. Todo tiene solución, y debemos buscar madurar, sea cual sea nuestra edad.



[1] Katia Mandoki. Prácticas estéticas e identidades sociales. México: Siglo XXI, 2006. 253.
[2] Rey González, Antonio M., and Lorenzo Livianos Aldana. La psiquiatría y sus nombres : diccionario de epónimos. Madrid: Médica Panamericana, 1999. 55.

No hay comentarios.: