Google+ Followers

01 enero 2014

COMPLEJO DE OTELO

Complejo de Otelo

“Otelo es, sin lugar a dudas, una de las grandes tragedias del dramaturgo inglés, escrita por él el año 1604, cuando contaba con 40 aos de edad… si tenemos presente que el autor falleció en 1616, resulta que Otelo fue escrita doce años antes de su deceso…”.[1]

Otelo, es una obra teatral de William Shakespeare, y presenta a este personaje como un hombre piadoso a pesar de ser moro (árabe). El personajes es consumido consumido por los celos por su lejana esposa Desdemona.

Por lo tanto el complejo (síndrome) de Otelo es un “Cuadro en el que el síntoma central dominante es el delirio de infidelidad hacia la esposa. Este delirio puede ocurrir en forma pura y es entonces cuando recibe el nombre de síndrome de Otelo. En estos casos ha sido considerado como una variedad especial de paranoia; Kraepelin o llamó “paranoia verdadera”. El delirio de infidelidad fue incluido entre los delirios pasionales por G. De Clérambault junto a su opuesto, el erotomaníaco. A veces, sin embargo, el fenómeno ocurre en el marco de la esquizofrenia paranoide, la ciclofrenia, la epilepsia, algunas psicosis seniles y en el alcoholismo crónico. La adicción a la cocaína puede agravar los síntomas. En estos casos, si el delirio es constante y central y domina la sintomatología, el término está justificado; no, por el contrario, si solo es un rasgo menor e inconstante de otro proceso psicótico”.[2]

Así, esto calzaría con lo que conocemos como celos patológicos, generalmente infundados y generados en la imaginería del paciente. Esto quita toda calidad de vida a la relación de noviazgo y de matrimonio, por lo que se aconseja que los pacientes de este complejo busquen ayuda profesional para poder controlar su imaginación desmedida.

Por otro lado, es necesario desarrollar un fuerte vinculo de confianza con el ser amado, construido en base al diálogo y al conocimiento mutuo, sin fingimiento, a fin de que todo sea abiertamente conocido por los galantes novios o esposos.

El complejo de Otelo puede afectar tanto a hombres como a mujeres y puede llegar a ser muy destructivo, por lo que hay que tratarlo con cuidado y con acompañamiento terapéutico que puede ser solo con simples sesiones psicológicas, hasta el acompañamiento médico especializado.


Recordemos que los celos deben ser controlados porque se basan en la desconfianza que se puede generar en la mente del celoso (a); sin embargo, si los celos son el resultado de la conducta desordenada de un novio o novia, entonces, los celos son fundados y la víctima de  esas inconductas deberá decidir si soportará esa relación más tiempo o no.



[1] Baeza Asenjo, Jorge. Vivencias de un lector: crónicas, reflexiones, cuentos y poemas. Santiago de Chile: RIL Editores, 2007. 106.
[2] Rey González, Antonio M., and Lorenzo Livianos Aldana. La psiquiatría y sus nombres : diccionario de epónimos. Madrid: Médica Panamericana, 1999. 199.

No hay comentarios.: