Google+ Followers

23 diciembre 2013

EL COMPLEJO DE AQUILES

Complejo de Aquiles

Aquiles es un personaje mitológico griego, hijo de Peleo y la diosa Tetis. Fue el más hermoso de los héroes de la guerra de Troya, y uno de los principales protagonistas y más grande guerrero de la Ilíada, obra escrita por Homero. Fue considerado como el más veloz de los hombres.


Era invulnerable en todo su cuerpo, salvo en el talón, ya que su madre, de bebé lo sumergió en el rio Estigias, para hacer inmortal, pero como debía sujetarlo, lo hizo del talón, y solo esa parte era vulnerable.

La leyenda cuenta que Aquiles murió en batalla al ser herido por una flecha envenenada en el talón. De allí que la frase: “talón de Aquiles” se utiliza para señalar la debilidad de una persona.

El complejo de Aquiles es la “Actitud heroica que disimula, muchas veces, una incapacidad real para la acción. Detrás de toda la fuerza se esconde la vulnerabilidad, la impotencia o la debilidad. Si esta vulnerabilidad es ignorada, puede aparecer en el momento más inoportuno, provocando con ello la caída del individuo”.[1]

Por tanto, este complejo lo tienen quienes quieren ocultar sus debilidades al momento de mostrarse como novio, esposo, trabajador, miembro de iglesia, etc. Esto posiblemente debido a la incapacidad de poder hacer frente a sus debilidades, o en el caso de personajes de autoridad, su pensamiento “TENGO QUE SER LA PERSONA FUERTE QUE LOS DEMÁS NECESITAN”.

Así, el complejo de Aquiles demanda de la persona que se ajuste a las necesidades de los demás, tratando de hacer  gala de su capacidad de ser fuerte en todo momento, pero esto lo puede desgastar con el tiempo.



El complejo de Aquiles también se nota cuando la persona se siente superior a los demás, mostrándose intolerante y poco amistoso con quienes comparte alguna actividad, haciéndoles sentir su superioridad; sin embargo, oculta sus miedos y vergüenzas para no verse vulnerable.

Quien vive con este complejo necesita aprender a aceptarse como es, así con sus defectos como con sus habilidades innatas y adquiridas.

En el noviazgo, pueden llegar a ser muy atractivos para las señoritas, pero poco apreciados por sus colegas de trabajo quienes lo pueden ver, no solo como una competencia, sino como alguien de quien deshacerse.

Cuando una señorita se enamora de un Aquiles, se siente feliz, pero cuando descubra su talón, puede que no lo tolere y desee terminar la relación, debido a que el oro que ella vislumbraba terminó siendo un metal común. De este pensamiento se aterran los Aquiles para vestir su brillante armadura y dejar con los crespos hechos a sus enemigos.

Recuerden los Aquiles que Dios les dio muchos dones naturales, que puede ser la fuerza física, la inteligencia, la belleza, la agilidad mental y física, y hay que agradecer a Dios por ello, pero no son perfectos y deben aceptarlo. A veces es saludable aceptar los errores e incapacidades sin el menor pudor.



[1] Rey González, Antonio M., and Lorenzo Livianos Aldana. La psiquiatría y sus nombres : diccionario de epónimos. Madrid: Médica Panamericana, 1999. 28.

No hay comentarios.: