Google+ Followers

29 diciembre 2013

COMPLEJO DE JUDAS

Complejo de Judas

Judas fue un discípulo de Jesucristo, el único que tenía tantas capacidades para el liderazgo que los discípulos lo sugirieron y promovieron como un buen elemento para ser uno de los que estuvieran cerca del maestro.

Jesucristo lo hizo partícipe de múltiples experiencias milagrosas y testigo de su carácter inmaculado y bondadoso, así como de su sacrificio a favor de los mas necesitados. Todo esto no hizo sino despertar en Judas una animosidad patológica contra Jesús.

Luego de urdir una traición, y coludirse con los fariseos, Judas entregó al Señor Jesucristo en el Getsemaní, dándole un beso traidor.

Este complejo es muy interesante. Pasa por el ánimo de traicionar a alguien que el enfermo de este complejo considera como un ser superior, no solo por su dinero, sino también por su inteligencia, sentido moral, sentido estético o espíritu bondadoso. Es decir, que el “judas” no soporta que alguien sea superior a él, entonces alberga una animosidad envidiosa mal controlada, que lo induce a destruir a su víctima.

En muchos casos la victima del judas envidioso puede llegar  a ser totalmente destruida. Quien desarrolla este complejo es un estratega del mal porque procurará a través de deslealtades y perfidias colocar a su víctima a su mismo nivel, a fin de crear un equilibrio para su autoestima quebrantada por la presencia de un “ser superior” a él.



 Este complejo se puede parecer al complejo de Alejandro, por el hecho de que se envidia a quien desencadena esta enfermedad, pero la diferencia con él es que este complejo de Judas no busca solo afectar al envidiado, sino que va más allá, hasta destruirlo.

Así, el traidor por excelencia le pone nombre a este complejo.

En el noviazgo se puede ver el complejo de Judas como una tendencia a la violencia psicológica o física de parte de uno de los novios, tratando de destruir a su pareja, con agresiones verbales, psicológicas, dobles vínculos, hasta llegar a la agresión física o el abandono.

Quien es víctima de una relación así debe terminarla sin la menor pérdida de tiempo.

El complejo de Judas también se puede aplicar a diversos aspectos de la vida, como el laboral, el amical o el familiar. Donde se manifieste es muy dañino y tiene como fin la destrucción de “la persona bondadosa”.


Es necesario que el enfermo de este complejo reconozca su animosidad negativa y busque ayuda profesional cognitivo conductual para poder desarrollar una serie de estrategias para superar este complejo tan negativo.

3 comentarios:

Johon Flores dijo...

Interesante, gracias.
lo he visto en todo lugar, incluso en la iglesia. Se manifiesta de diferentes maneras o intensidad. Tambien me sucedió de una forma. Nos hace perder el rumbo. Muy interesante, debemos perseverar para no caer. QDLB.

Dianita B.G dijo...

Muy interesante, lo compartiré es de mucha ayuda cada cosa que uds nos comparte.q Dios lo bendiga y cuide siempre

Dianita B.G dijo...

Muy interesante, lo compartiré es de mucha ayuda cada cosa que uds nos comparte.q Dios lo bendiga y cuide siempre