23 diciembre 2013

COMPLEJO DE CLITEMNESTRA

Complejo de Clitemnestra

Dicho en pocas palabras es el complejo de la adúltera asesina.[1] Este complejo por lo general se da en el marco de la vida conyugal, cuando la mujer (u hombre) tienen las tendencia CRIMINAL de querer sacar del camino al esposo (a) para quedarse con el amante con el que se coluden.

“Clitemnestra fue un personaje que aparece en la Ilíada. Hija de Tindáreo, rey de Lacedomonia y de Leda (la madre de Castor y Pollux). Casada en primeras nupcias con tántalo (nombre del conocido suplicio) Agamenón dio muerte a su marido e hijos y fue obligado a desposar a la viuda. Mientras Agamenón guerreaba en Troya, Clitemnestra cometió adulterio con Aegisto. A la vuelta de aquel lo asesinaros para evitar que supiese del del adulterio. Sin embargo dos de sus  hijos, el menor Orestes ayudado por su hermana Electra vengaron la muerte del padre ajusticiando a la madre y a su amante. Este ha sido el tema de diversas tragedias griegas debidas a Esquilo, Euríides, Sófocles y otros varios autores modernos”.[2]



Este cuadro es primario. Debe ser tratado. Pienso que puede darse desde el noviazgo y se muestra por la incapacidad del novio (a) de mantenerse fiel a su amada (o) y busca amantes, sin el ánimo de destruir a la primera, pero si de deshacerse de ella o él, dejándolo (a). Sin embargo, el complejo en sí se da en el matrimonio e incluye un intento de homicidio o destrucción de otra índole.

Lamentablemente, los hábitos acariciados se vuelven poderosos y son difíciles de quebrantas cuando el tiempo pasa, sino que se vuelven más profundos. Por ellos el complejo de Clitemnestra puede conducir a una adicción al sexo que se caracteriza por:

1.     Consumir una gran cantidad de tiempo en actividades necesarias para preparar la conducta sexual.
2.     Desarrollar una conducta sexual que va en aumento (tolerancia)
3.     Fracaso en el control de la conducta sexual
4.     Aislarse de las actividades sociales o recreativas por la conducta sexual.
5.     Incrementar la cantidad e intensidad de la conducta sexual para sentirse satisfecho.
6.     Presentar el síndrome de abstinencia  por la interrupción de la conducta sexual.[3]

Si es que se ha avanzado en mucho por el camino de la adicción al sexo, es necesario buscar ayuda profesional médica para poder controlar cualquier deseo obsesivo recurrente que esté restando calidad de vida a la persona.

Dios es quien puede romper todas las cadenas, pero también quiere que el ser humano haga lo que puede hacer.




[1] Mandoki, Katya. Prácticas estéticas e identitades sociales. México DF: Siglo XXI Editores, 2006. 253.
[2] Rey González, Antonio M., and Lorenzo Livianos Aldana. La psiquiatría y sus nombres : diccionario de epónimos. Madrid: Médica Panamericana, 1999. 63

[3] Alonso-Fernández, Francisco. Las Nuevas adicciones: alimento, sexo, compras, televisión, juego, trabajo, internet. Madrid: TEA, 2003.

No hay comentarios.: