Google+ Followers

26 diciembre 2013

COMPLEJO DE BRUNILDA

Complejo de Brunilda


El complejo de Brunilda es la tendencia de algunas jóvenes de ver en el objeto amado a un “superhéroe”, para luego rebajarlo a lo más ínfimo después del matrimonio.[1]



Brunilda fue una heroína mítica, que era capaz de hacer grandes proezas por sobre la media de hombres de su épico mundo. Cuando llegó el día en que se enamoró, fue de un hombre tan o más capaz de ella, por lo que quedó prendada. Pero cuando, luego de casada, se dio cuenta que fue engañada por aquel mancebo, lo odió y decidió vengarse del atrevido mozalbete.

Así, el complejo de Brunilda es el de aquellas mujeres que piensan que ningún hombre es digno de ellas.

Por lo general se puede CONFUNDIR con algunas actitudes como la de aquellas mujeres que decidieron conservarse solteras, y tienen una vida probadamente honorable, y esto por diversas causas, desde que se sienten cómodas solas y no tienen ningún tipo de necesidad sexual por el género complementario.

También se puede CONFUNDIR con quienes se mantienen solteras o divorciadas luego de ser víctimas de “depredadores afectivos”, hombres adictos al amor que solo buscaron aprovecharse de ellas conquistando sus afectos para luego despreciarlas.

El complejo de Brunilda pasa por lo general a mujeres muy capaces, muy líderes en diversos ramos de la vida y el que hacer social, ya que, con aquellas capacidades, superan al promedio de varones, por lo que ellos se limitan a pasar de ellas y no arriesgarse a conquistarlas.

Además, las modernas Brunildas desprecian a los hombres por considerarlos INFERIORES  a ellas e INCAPACES de estar A SU NIVEL y de hacerlas felices, ya que no pueden admirar a individuos que no llegan a ser más notorios que el promedio.

Quienes sufren este complejo deberían desarrollar una red de apoyo social que les ayuden a aceptar que el ser tolerante es una opción que se puede tomar.

Por otro lado, el complejo de Brunilda también se desarrolla en aquellas mujeres casadas ya que llegan a despreciar al esposo, simplemente de por si. No se debe confundir con aquella mujer que siente menos pasión y admiración por un esposo que se redujo al nivel de ser un hijo más y no sabe nada de su hogar y menos se interesa por saberlo.

Hombres que no se interesan si el jabón y la pasta dental se terminaron, si falta arroz o azúcar en la despensa, o si ya se pagaron los recibos de luz, agua y teléfono; entonces, sus esposas dejan de verlos como personas en las que se pueden confiar para tratarlos como hijos.

El complejo de Brunilda gira en torno al desprecio de un esposo que es capaz y responsable, pero que no llega AL NIVEL DE LA ESPOSA.

Es normal y parte de la vida emocional saludable que los cónyuges encuentren puntos de admiración en su compañero (a), sin embargo, Brunilda no ve nada de eso (existiendo varios puntos de admiración) y lo desprecia por verlo igual de incapaz e indigno de ella.



[1] Rey González, Antonio M., and Lorenzo Livianos Aldana. La psiquiatría y sus nombres : diccionario de epónimos. Madrid: Médica Panamericana, 1999. 54.

1 comentario:

alejandro ezcalante dijo...

hola como le va escuche en un programa de tv este sintoma y me puse a observar el comportamiento de una mujer en especial del cual me parecio notar algop raro y no sabia que hera , conozco algo sobre las leyendas germanicas etc y parece que todo encaja , al consultar con profesionales del caso sobre esto pero heran femeninos la respuesta hera no se que es , me llama la atencion por que si yo soy un ser pensante no profesional en ese tema lo noto me parecio raro esto da para mas