Google+ Followers

09 junio 2013

EL FUE HERIDO



Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. (Isa 53:5 R60)

“Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” Esta ha de ser la preocupación de nuestra obra. Si alguien piensa que es capaz de enseñar en la escuela sabática o en la escuela primaria la ciencia de la educación, necesita en primer lugar aprender a temer al Señor, lo cual es el principio de la sabiduría, para que pueda enseñar ésta, la más elevada de todas las ciencias.—Fundamentals of Christian Education, 272

Para aquellos que enseñamos en las escuelas y colegios o hacemos una tarea docente, debemos en primer lugar tener una comunión íntima con el Señor para que, a partir del conocimiento de su sacrificio, debemos articular esta ciencia de fe con las materias que nos toquen enseñar. Desde la física y las matemáticas hasta las humanidades históricas y psicológicas, debemos mostrar el cuidado y perfección de un Dios infinito.

Queridos amigos y amigas, tratemos de conocer más de la vida del Salvador, leamos los libros DESEADO DE TODAS LAS GENTES y EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS, para tener frescas las verdades del cuidado amoroso del Señor por nosotros y por la iglesia a lo largo de los siglos.

Aprendamos del maestro de maestros cada mañana y luego, inspirados y nutridos por esta experiencia, vayamos a nuestros alumnos con alimento nuevo y con la disposición de hilvanarla con las ciencias que nos toquen enseñar.


Un gran abrazo.

No hay comentarios.: