24 abril 2013

EL SIERVO DE JUSTICIA




He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. (Isa 42:1 R60)

Toda cuestión de verdad y error en la controversia que tanto ha durado, ha quedado aclarada. Los resultados de la rebelión y del apartamiento de los estatutos divinos han sido puestos a la vista de todos los seres inteligentes creados. El desarrollo del gobierno de Satanás en contraste con el de Dios, ha sido presentado a todo el universo. Satanás ha sido condenado por sus propias obras. La sabiduría de Dios, su justicia y su bondad quedan por completo reivindicadas” (Conflicto de los Siglos, 650).

Su sola presencia trae justicia a las naciones, trae sanidad y paz, porque es el rey de justicia, el príncipe de la paz. El Señor fue profetizado como el que vino para presentar la verdad no solo con argumentos, sino con su propia vida y ejemplo, pero también, fue profetizado como el campeón final.

Al final del conflicto, cuando todo este orden de mal haya pasado y estemos frente a una nueva realidad, viviendo la eternidad con sus trascendentes vislumbres de gloria y eterno progreso, entonces los mundos no caídos reconocerán que la sabiduría y justicia del Señor esta por sobre toda propuesta egocéntrica y de maldad.

Es el Señor Jesucristo quien trajo paz y esperanza, y hoy puede ser paz y esperanza de una vida mejor para ti y para mí. Hoy recibámoslo como el Rey y Señor de nuestra vida.

No hay comentarios.: