Google+ Followers

26 julio 2012

SIN SEXO, SIN OPRESIÓN




En le libro de Isaías, en los textos 14:29-32 y 15:6,7 encontré algunas frases que me quedaron oscuras y traté de entender, frases como “tortas de uvas”.

Dios juzgaría a Filistea y a Moab, a una hasta destruirla totalmente con la furia de un reino poderoso, por causa de ser opresora del pueblo de Dios, y a Moab por su idolatría, por haber sido piedra de tropiezo en Baal Peor, y haber seducido a los israelitas con el culto lascivo a Baal y Astarot, a quienes se adoraba teniendo relaciones sexuales con “prostitutas sagradas”.

¡Cuan mal mira Dios las expresiones idolátricas!, pero también mira muy mal la opresión del hombre por el hombre y le repugna que la expresión coital sexual se ejerza fuera de su marco matrimonial.

Permítanme hacer una aplicación al noviazgo. Dios no se agrada de la violencia opresiva de tipo verbal, física o emocional en el noviazgo. Mucho menos de la expresión sexual coital dentro del mismo. Es necesario dar un sonido certero de alarma a quienes así practican.

Pero también no olvidemos que junto con el juicio, viene el mensaje de esperanza

“Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová. Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación. Entonces Moisés, apresurándose, bajó la cabeza hacia el suelo y adoró” (Éxodo 34:5-8).

Nuestro Dios es justo. Perdonará a quienes dejen lo que los destruye, pero reservará los malos ratos para quienes persisten en ofenderle.

Parte de las consecuencias de tales acciones se pueden ver: abortos, muertes por complicaciones en el embarazo adolescente y en el aborto, SIDA, infecciones de transmisión sexual, frustración por dejar los estudios, hijos abandonados, hijos vistos como causa de dolor, adicciones por no poder manejar los malos ratos…

Si eres parte de quienes ya cayeron, y sufres… busca ponerte en contacto con el Señor, quien limpiará tu camino y te dará la fuerza de vivir con Él en victoria dejando de hacer lo que te puede causar dolor después. Vive, ama y gózate en tu juventud, pero con verdadera libertad, la libertad que tiene regulaciones sagradas del Señor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

BUen Dia,esperamos mas de sus publicaciones, bye

Anónimo dijo...

Partor sus mensajes me han servido mucho. Bendiciones.