05 julio 2012

QUIERO ESCUCHAR LA VOZ DE DIOS


Una vez un joven me dijo: “Oiga “pástor”, estoy en la iglesia, pero a la vez estoy lejos de Dios… hay cosas que tengo que cambiar”.

A veces necesitamos una voz que nos diga: “Tus pecados son perdonados”. A veces necesitamos que alguien nos ayude y de un mensaje de esperanza. ¡pero muchas veces no hay nadie que quiera escucharnos o hablarnos!

Alguien dijo que un amigo es quien se detiene y espera la respuesta a la pregunta: “¿que tal?”. Si necesitamos la presencia de la voz audible de un amigo, pues también necesitamos la voz audible de Dios. Como el siervo anhela el agua así el alma anhela la voz de Dios..

La idea es escuchar la voz de Dios y está al alcance. Debemos volver a la Biblia de manera sencilla, porque a nosotros nos parece que en ella tenemos vida eterna y ella es la que da testimonio de Jesús. Y Jesús es la vida eterna, porque conocer a Jesús es conocer al Padre y esa es la vida eterna.

Ese es el objetivo, conocer a Jesús y su voluntad y eso está en la Biblia. No perdamos el norte. Hay que iniciar hoy. Toma tu Biblia. Te recomiendo que inicies con el libro de Juan, Proverbios o Santiago. Lee un poquito aquí y otro poquito allá. Compara texto con texto.

Hoy debemos volver a la Palabra de Dios. Hoy debemos ir al Señor aunque no tengamos ganas de leer la Biblia. Esto es como hacer ejercicios. No esperes que te vengan las ganas de leer. Hoy lee… y ora antes de hacerlo. Pídele permiso a Dios para entender su mensaje para ti hoy día.

Hoy Dios te quiere decirte que te ama… escúchalo.

“Ya que eres precioso a mis ojos, digno de honra, y yo te amo, daré a otros hombres en lugar tuyo, y a otros pueblos por tu vida”. Isaías 43:4. La Biblia de las América.

No hay comentarios.: