Google+ Followers

08 julio 2012

LA FUERZA DEL VENCEDOR




Jorge, un joven de 21 dijo: “Una de las grandes batallas, luchas, guerras, hecatombes que tengo como joven es que oro muy poco, y es que no sé que hacer. Se que la oración simplemente debe comenzar, pero no sé como hacerlo”.

Lo que pasa es que comprendemos lo importante de la oración pero en más de una ocasión carecemos de la fuerza de voluntad para iniciar.

Aquí comparto contigo unos tips para orar. No digo que todos te vayan a servir, pero quizá alguno te ayude. Sin embargo, si no lograr reunir ninguno, no significa que no ores, porque es menester que oremos a como de lugar, porque en nuestra unión con el Padre Celestial es que recibiremos poder para vivir. Es allí donde estaremos en la atmósfera del cielo.

Bueno, comparto contigo algunas herramientas o estrategias para la guerra por orar:

1.     Pon música que te eleve al trono de gracia, y si quieres cantar al Señor de rodillas, pues hazlo. Con los ojos cerrados, alaba al Señor con himnos de alabanza y adoración porque solo Él lo merece.
2.     Ten tu Biblia abierta delante de ti y lee un capítulo de su Palabra y trata de identificar el versículo más importante, todo en oración, y verás como el Espíritu Santo te dirige.
3.     Apaga tu computadora, tu teléfono, psp, play station o cualquier cosa que te distraiga.
4.     Antes de orar toma un gran vaso de agua pura.
5.     Ventila muy bien la habitación donde vas a orar, ya que el oxígeno ayuda a que los pensamientos fluyan mejor.
6.     Recuerda que uno de los enemigos de la oración es tener la costumbre de desvelarse.
7.     Recuerda las partes de la oración: Adoración (adora reconociendo en qué es Grande el Señor en tu vida, identifica las grandes obras de Dios para ti, piensa en lo que das por supuesto, como tus ojos, tu salud, el poder caminar…), luego ríndete a su voluntad (reconócelo como el amo y Señor de tu ser), formula tus peticiones, Confiesa tus pecados (uno por uno, con nombre y decide apartarte de ellos), pide su protección.
8.     Mira, la posición de oración no debe ser un dilema para ti. Solo ora. Yo pienso que la oración de rodillas indica que nos sometemos al Señor, pero si tú quieres orar sentado o en otra posición, debes orar. Cuando el Señor te regale una visión de su Gloria, pues automáticamente terminarás como los ángeles en el Apocalipsis, de rodillas ante su gracia.

Recuerda que la vida cristiana no solo es orar y leer la Biblia, sino proyectarte en ayuda al prójimo.

Practica esto y si tienes más sugerencias, publícalas en los comentarios. Vamos al Señor. Ten tu propia experiencia de oración y cuéntanos… comparte este mensaje, quizá alguien lo necesite…

“Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías”. 1 Tesalonicenses 5:17-20.

No hay comentarios.: