11 julio 2012

EL ENFOQUE MEJOR


¿Hasta cuando seremos víctimas del diablo, en lugar de ser guerreros de Cristo? ¿hasta cuando seremos vencidos y no vencedores? ¿cuántas veces lloraremos por la batallas perdidas? ¿cuántas veces andaremos con miedo y no con confianza en el cordero de Dios que quita el pecado del mundo?

Bueno, estas preguntas de pronto pueden desanimarnos porque nos reconocemos débiles y el Señor sabe también que pesan sobre nosotros 6000 años de decadencia por el pecado, y por ello nos dio la armadura del Señor.

Hay que ponerse la armadura todos los días. La armadura tiene que ser utilizada para acostumbrarnos a andar con ella, y al principio puede ser pesada, aunque en realidad es ligera, y puede ser al principio así por nuestra falta de costumbre.

El ángel le dijo a Elena G. de White que debería desenrollar el cordel todos los días para ver a Jesús. Nosotros también necesitamos pasar tiempo diario con el Señor a solas. Allí es que el León de la Tribu de Judá nos protege, y el León rugiente que busca a quien devorar no puede atacarnos.

Mientras más días pasemos en presencia del Señor nos hacemos cada vez más fuertes y capaces de resistir la tentación. Recuerda, no te desanimes si empiezas hoy y no vez mayores cambios… es que eres semillita y eres perfecta (o), dentro de un mes serás una plantita (aunque chiquita y débil, pero perfecta siendo chiquita), y llegarás a ser fuerte (y aunque grande ya, puede que en la guerra te hieras, pero tendrás la seguridad de que Dios te perdona)

Debemos procurar vivir con Dios cada día, esa es nuestra batalla; el leer la Palabra del Señor, el orar, el testificar es nuestra lucha… el crecimiento será la obra del tiempo con Dios.

Empieza hoy, para en tu agenda, levántate, detén lo que estás haciendo y encomienda a Jehová tu camino. Si estás vencido en la batalla ¡levántate y pelea la buena batalla de la fe! ¡persevera por estar con Dios y Él luchará contigo y por ti!

“Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto” Proverbios 4:18 (RV 1909)

No hay comentarios.: