21 junio 2012

SINAGOGA DE SATANÁS



Apocalipsis 3:9 “He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado”.
Los siervos de Dios, los que escudriñaron las escrituras en este periodo profético (el movimiento adventista mundial y el movimiento millerita específicamente) observaron la puerta abierta del juicio de Dios, y aunque fueron de poca fuerza, no renegaron del nombre del Señor. Por ello el Señor hará que quienes estaban con ellos para desacreditarlos y denunciarlos sean llamados a reconocer que se equivocaron y que este pueblo débil tenía la razón. El pueblo de Dios debía guardar la palabra que da paciencia de parte del Señor para ser guardado de la hora de la prueba, es decir, del Gran Chasco que acaeció el 22 de octubre de 1844.
“Toda la sinagoga de Satanás se preocupa por encontrar errores en las vidas de los que procuran representar a Cristo, y saca todo el provecho posible de cada apostasía”.[1]
La sinagoga de Satanás fue pues constituida por los que acusaron a los fieles participantes del movimiento adventista mundial y del millerismo de estar equivocados. Muchos creyentes fueron expulsados de sus iglesias por haber abrazado el millerismo.
El Señor vuelve pronto, fue el mensaje que resonó durante este periodo profético de Filadelfia, y la orden fue que se retenga el mensaje del “Clamor de la Medianoche” para no caer del camino iluminado por el Señor hacia el abismo del pecado. El mensaje del “Clamor” fue: ¡el esposo viene, salid a recibirle!”.
Luego del chasco, el movimiento más grande que quedó del millerismo fue la Iglesia Adventista del Séptimo Día que está en franco crecimiento y las iglesias que expulsaron a los milleritas, hoy ven en esta iglesia un pueblo fuerte y creciente.


[1] White, Elena G. Consejos sobre la salud e instrucciones para los Obreros Médicos Misioneros (Bogotá́, Col: Asociación Publicadora Interamericana, 1989), 561.

No hay comentarios.: