04 mayo 2012

Para estas cosas no hay suplentes, solo titulares.



Como los gorriones tuvieron éxito en su carrera por el territorio de las palomas, los demás pájaros se pasaron la voz de que todo había salido muy bien. Lo que pasa, es que ellos no manejaban lo que había sucedido detrás del éxito inicial de los gorriones.

Sin embargo, los demás animales se animaron a organizar, con los gorriones como parte del equipo, una serie de festividades para conmemorar el día en que un río se desvió de su cause, y dejó una cocha, en torno de la cual, todos los animales vivían.

Así, se nombró líderes de comisiones. Del desfile, se eligió a un león, porque como el asunto era marcial, todos le harían caso. De deportes se eligió a un mono, porque era capaz de reírse en medio de las tragedias, y de brincar muy rápido a la cima de un árbol si uno de los equipos se enojaba por algún resultado.

De la parte cultural se hizo cargo el búho, porque era muy inteligente. De la sección de ventas se hizo cargo un cuervo, porque era muy hábil en catalogar lo que era valioso y lo que no, así como llevar y traer lo que se necesitaba. Pero toda la organización necesitaba de un presidente, así que se nombró a un camaleón.

De este modo, una vez notificados todos, se procedió a tener la primera reunión. Todos estaban presentes, menos el búho, que decidió mandar a los atléticos gorriones para que lo representen. Todos estuvieron de acuerdo en desarrollar un seminario sobre flora comestible en el bosque. Era un tema que todos estaban interesados en conocer.

En la siguiente reunión apareció en lugar del búho y de los gorriones, una paloma. Ella estuvo de acuerdo con todos, pero no sabía que acuerdos se habían tomado la reunión anterior.

Así, desfilaron como representantes del búho en la reunión el halcón, el pelícano y hasta un conejito.

Cuando se acercaba la fecha del evento, todos estaban emocionados porque la temática era muy interesante. El león quería saber si se podía volver vegetariano; el ratón era el más interesado en que la pantera tuviera otras opciones alimenticias; la sacha vaca esperaba por todos los medios, estar en el seminario para ampliar su bufete. Todos esperaban asistir.

Pero el búho dijo dos días antes: “No me han dicho nada, no sé de qué se trata; yo no se nada”. De inmediato el camaleón entró en pánico. Llamó a las hormigas y les dijo, “si ustedes organizan esto, le facilitaré un bufete en el court food del centro de la selva”. Las hormigas solo esperaban la orden, pero antes, el camaleón debía saber si el búho se haría cargo.

El búho, se puso a trabajar a última hora, y designó como jefe de comisión al ágil y astuto zorro. El hizo lo que pudo, trabajó día y noche, se peleó con el búho, con el elefante y con el ciempiés por llevar adelante el evento. Fue tan titánica su labor que logró llegar el 50% del evento en solo dos días.

El camaleón, reunió a su directiva y dijo estas célebres palabras:

“en las reuniones importantes, no hay suplentes, solo titulares”.

Así, todos los miembros de la comisión aplaudieron, pero aprendieron a cuidarse de no faltar a ninguna de las siguientes convocatorias.

El sabio zorro quedó enfermo, pero feliz y realizado de que era un gran organizador... y salvador del búho.

Moraleja. No dejes que otros te representen en lo que es importante, asume tu rol representativo del líder y no faltes.

www.yvanbalabarca.tk

No hay comentarios.: