05 mayo 2012

A MÁS EDAD, MÁS BONDAD

 
1.     Si eres más viejo, es espera que seas más bueno.

A la vez que se desarrollaron las actividades culturales, en el aniversario de la jungla, los animales también estuvieron ocupados en la realización de las actividades deportivas.

El líder de esa comisión y organización fue el mono porque era el más capaz de desarrollar varias gestiones a la vez y además contaba con un carácter enérgico, constante y cariñoso que lo hacían idóneo para llevar adelante su cometido.

Los equipos se fueron inscribiendo. El de los cocodrilos, leones, águilas, liebres, lobos y demás… hasta que llegó el momento de revisar las bases y todos estuvieron de acuerdo. Todo estaba perfecto. Y se programó el primer partido de futbol entre los tigres y los leones.

Todo iba bien; ambos equipos jugaban muy bien, hasta que un tigre joven se emocionó y marcó con mucha fuerza a un león y este cayó al piso de manera aparatosa, de tal modo, que el elefante (que era el árbitro), le mostró la tarjeta roja y lo sacó del partido. El delegado de los tigres, que era uno de los mayores, se acercó a gritarle y rugirle al árbitro y a la mesa central.

No contento con haber sido denegada su queja, por ser justa la decisión del árbitro, se fue a quejar a la comisión central. El camaleón, el oso de anteojos y otro elefante eran de la comisión de disciplina. Escucharon al iracundo tigre quien trató de controlarse al hacer su descargo… pero al ver por los gestos que la comisión no le iba a considerar el pedido, perdió los papeles.

Primero gritó, luego  argumentó con cólera y finalmente descalificó la idoneidad de los organizadores, del evento, del árbitro, para iniciar con insultos. Cuando el camaleón le sugirió que mejor no dijese nada de lo que luego tenga que arrepentirse y disculparse, el tigre sostuvo sus palabras aun más airado. Fue tal el espectáculo desagradable, que los otros tigres lo vieron perder la objetividad y lo retiraron; no porque estuviera de acuerdo con el fallo del tribunal, sino para evitar más inconductas de su delegado.

El elefante, que era un animal mayor comentó algo… le salió como si pensara en voz alta, mirando hacia el cielo dijo: “si eres más viejo, debes ser más bueno…”.

El camaleón lo escuchó y le preguntó si le podía repetir el pensamiento… el elefante lo miró con sus ojos llenos de experiencia y le dijo: “mi hijo… si tu llegas a ser viejo y sigues igual de malo que hoy, entonces replantea tus decisiones, porque puede ser que hayas vivido por gusto”.

Moraleja:

Vivamos de tal manera que cada día que pase nos enriquezcamos y seamos más buenos. Recordemos que el dicho “genio y figura hasta la sepultura” no se debe aplicar siempre a nuestra vida, sino que Dios nos ha dotado de fuerza de voluntad que debe ser empleada para manejar nuestros pensamientos y no dejarnos llevar por nuestras emociones.

Todo lo anterior redundará en hacernos más cuidadosos con nuestras palabras y vida. Mientras más viejos seamos, seamos más buenos.


www.yvanbalabarca.tk

No hay comentarios.: