06 marzo 2012

VENDRE COMO LADRON

 


Apocalipsis 3:3 “Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti”.

Aquí hay dos elementos importantes.

El primero es que el Señor amonesta a los cristianos de Sardis a hacer una especie de examen de conciencia. A acordarse de las cosas que recibió y escuchó para que los guarde, es decir, los ponga por obra, los viva. Debían de arrepentirse. Cambiar su línea de pensamiento para seguir investigando.

En segundo término, se advierte que el Señor vendrá y no se sabrá a qué hora.

Al final del periodo de la Sardis simbólica ocurrieron eventos que llevaron al mundo a investigar las profecías escatológicas. Eventos como el gran terremoto de Lisboa en 1755, la independencia de los Estados Unidos en 1776, la revolución francesa en 1789 y en especial el cautiverio del papa Pio VI en 1798, hicieron que muchos teólogos en todo el mundo levantaran una voz: “Cristo viene”.

Pero aun en este mensaje, el Señor puso la cura a aquellos que sufrirían por poner fechas para la parousía: “no sabrás a qué  hora vendré”.

Al final del periodo de Sardis se iniciaría un movimiento adventista de carácter mundial. Las Escrituras volvieron a ser protagonistas de  un movimiento que llenó de esperanza  al mundo.

En Sudamérica predicó Lacunza, en Alemania, Petri y Woods, en Australia Thoma Playford, en Ginebra, Gaussen, en Escandinavia, niños en trance, en ultramar, Irwing y Wolff. Todos predicadores de una era mejor.

La predicación de la Segunda Venida; las señales de su venida; y el cambio político que se desarrolló en el mundo fueron el marco para la aparición de un movimiento de origen y alcance profético.


www.yvanbalabarca.tk

No hay comentarios.: