25 febrero 2012

UN REMANENTE EN LA OSCURIDAD




Apocalipsis 2:24 “Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga;”

Este es un versículo maravilloso. En el periodo más oscuro de la historia del cristianismo, cuando la verdad ha sido sepultada tras toneladas de error, mentiras, supersticiones, espiritismo y ritos paganos, el Señor se dirige a un Remanente, aun resto, “a los demás”, a un grupo pequeño pero fiel de hermanos que están en Tiatira pero permanecen fieles. Varios que no hicieron suyas las doctrinas herejes de Roma.

Esta es la idea central de la profecía de las siete iglesias. Un grupo maravilloso llamado el remanente. Que no se ha contaminado.

Dios intenta darnos varias lecciones, una de ellas es que en medio de toda la confusión babilónica reinante, Dios preserva para sí un remanente. Ese remanente, aunque imperfecto, es el objeto del supremo cuidado de Cristo en esta tierra; y ese remanente es imperfecto porque es militante, aun no es triunfante.

Este remanente con se ha contaminado con las profundidades de Satanás identificadas con las enseñanzas herejes de Jezabel. En la armonía del estudio, no se ha contaminado con las enseñanzas de Roma. A este grupo se les dice que no se les impondría otra carga, porque suficiente tenían ya.

Los valdenses, los albigenses, los lolardos, fuera de otros grupos e individuos de adentro como de afuera de la iglesia de Roma, se atrevieron a tener las Escrituras en su mano, lo cual era un crimen ya que estas fueron prohibidas por Roma. Además se atrevieron a vivir a la altura de la luz que obtuvieron en una época de tinieblas espirituales. Literalmente en medio de las profundidades de Satanás. Dios cuidó de su pueblo y lo protegió.

No olvides que siempre el Señor tiene un remanente, un grupo visible que busca conocer la voluntad de Dios para obedecerla y serle fiel. Dios tiene un grupo de individuos capaces de poner su obediencia a Él por delante de su propia vida. Resolvamos ser parte del remanente de la actualidad.

No hay comentarios.: