20 febrero 2012

LAS OBRAS POSTRERAS




Apocalipsis 2:19 “Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras”.

El Señor te conoce mejor que tú a ti mismo. Y aunque este texto se puede aplicar a todos los miembros de la iglesia, se aplica de manera directa a los dirigentes de la congregación de Tiatira, a los dirigentes del remanente de la época simbólica de Tiatira y aun a los dirigentes de hoy, si están atravesando circunstancias similares a Tiatira.

El Señor conoce sus obras, pero estas obras no están exentas de amor. Este amor es el ágape, es decir, el amor que lo da todo. Hay cristianos en la iglesia de Tiatira muy sinceros cuyo móvil es el amor, acompañado de la fe. Esta es una alusión a que en medio de la justificación por obras de Tiatira, hay un grupo que cree que la justificación es por fe.

Además este amor de Tiatira también va acompañado de servicio, fe y paciencia. Estas son características propias de una iglesia atribulada y perseguida. El remanente de Tiatira no tendría las cosas fáciles. Tendrían que atravesar tribulaciones tanto internas como externas, y sus obras serían mejores.

Lo interesante es que al final del periodo oscuro de la edad media, surgieron hombres que hicieron brillar la luz del evangelio, tales como Wicleff, Hus, Jerónimo, así como, antes que ellos, grupos de cristianos se atrevieron a tener la Biblia en sus manos sin miedo a la muerte, como los valdenses, los albigenses y otros: también hubo otros que criticaron los excesos de Roma de manera moderada como Erasmo de Rotterdam.

Las obras al final del periodo profético de Tiatira resultaron ir en dirección de una reforma. De allí que sus  obras postreras fueran más que las primeras.

No hay comentarios.: