09 febrero 2012

LA IGLESIA PURA



Apocalipsis 2:1 “Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto”.

Jesucristo está muy interesado en que las cartas lleguen a sus destinatarios, así se da la orden a Juan a escribir. Y es que la iniciativa de poner sus Palabras por escrito es de Dios mismo y no del hombre.

Muchos hombres trataron de escribir asuntos relacionados a la vida de Cristo con la finalidad de justificar puntos de vista personales, justificar herejías o de llenar vacíos de los evangelios y lo que lograron fue producir evangelios y escritos apócrifos o pseudo epigráficos, pero fue Dios mismo quien transmitió sus Palabras a través del verdadero don de profecía en ejercicio.

Éfeso era la iglesia donde Juan fue pastor según la tradición y sería la primera en encontrar al salir de Patmos. Era una ciudad marítima del Asia Menor, ubicada a orillas del rio Cayster. Era famosa por estar ubicada en un camino principal de Roma hacia oriente, además, contaba con el templo a Diana y era famosa también por su poderoso sistema bancario y sus artes mágicas.

A la congregación de Éfeso, el Señor se presenta como el que tiene las siete estrellas en su mano derecha, es decir, el que cuida de sus mensajeros, el que los conoce como la palma de su mano. Esta es una descripción de esperanza del Señor para dar la seguridad a la iglesia de que Él mismo la cuida.

Además se presenta como el que anda en medio de los siete candeleros de oro. El que se pasea por las iglesias velando por ellas.

Éfeso puede ser traducido por “permitido”, “pureza”, “blancura” y da la idea de ser “correcta”. Esta fue la primera etapa pura de la historia de la iglesia, teniendo como pastores y dirigentes a quienes se relacionaron con el mismísimo Señor Jesucristo. Esta es la iglesia comprendida entre los años 31 en que el Señor Jesús Ascendió al cielo, y el año 100 en que murió el último de los apóstoles (Juan).

Esta es la iglesia que contaba con apóstoles, profetas y maestros. Los dones espirituales eran abundantes y el Señor se presenta a ella como el que da inicio y vela por la iglesia cristiana buscando que sea fiel y digna.

No hay comentarios.: