23 octubre 2011

HOGAR Y FAMILIA. INICIOS DE LA PATERNIDAD


Muchos padres jóvenes deciden cuidarse con métodos anti conceptivos para darse el tiempo necesario y engrarnar como pareja antes de la llegada de los hijos.
Recuerde que no existe un método de aplicación universal, por lo tanto, la elección por parte de la pareja debe tomarse por las ventajas e inconvenientes que este presente con respecto a ellos mismos. Por lo tanto es necesario que se consulte con un experto o experta en el área, puede ser un ginocologo (a).
Entre los criterios que se deben consultar al especialista que los ayudará a elegir el método anticonceptivo están: la eficacia, la seguridad, la reversibilidad, la complejidad del uso, la relación con el coito y el precio.[1]
Tenga en cuenta estas sugerencias. Ahora revisaremos solo los principales métodos anticonceptivos, recomendamos leer más sobre el tema en literatura especializada.
Existen cuatro tipos de métodos:
1.     Estirilización
2.     Métodos hormonales
3.     Métodos de barrera
4.     Métodos naturales de planificación familiar
Según algunos estudios, el 60 por ciento de mujeres en edad fertil utilizan el preservativo o la píldora, el 39 por ciento restante utilizan métodos más permanentes, es estos, el 27 por ciento se liga las trompas y el 9 por ciento opta (los hombres) por la vasectomía.
Los métodos de esterilización resultan ser efectivos, permanentes, sin efectos secundarios, no afectan el funcionamiento sexual y eliminan toda preocupación por un embarazo. Su principal desventaja es su carácter permanente. Estos métodos son la ligadura de trompas y la vasectomía.
Ilustración 1 Ligadura de trompas[2]
Ilustración 2 Vasectomía
Por otro lado están los métodos hormonales, siendo el más destacado la pildora que contiene estrógeno y progestina e impiden que se liberen los óvulos. Tambien hace más espeso el moco cervical de modo que los espermatozoides no logran penetrarlo. Tambien produce cambios en el recubrimiento uterino, volviendose menos receptivo a la implantación del embrión.
La píldora ofrese ventajas como menstruaciones más regulares, menos flujo menstrual, menos dolores menstruales, menos casos de anemia por deficiencia de hierro, menos embarazos ectópicos, menos casos de enfermedad inflamatoria de la pelvis, menos inicidencia de acné, menos tensión premestrual, menos artritir reumatoide.[3]
Tambien están los métodos de barrera, siendo el principal el condón. Tiene una eficacia del 92 y 95 por ciento. Se puede acompañar con el uso de un espermizida, aunque no es lo común.[4]
Por último están los métodos naturales, siendo el más conocido el método del ritmo.
La gráfica es excelente para visualizar el método. Consiste en contar los días desde la última menstruación, y así calcular los días de fertilidad. Este método exige mucho control de la pareja o conbinarlo con el preservativo.
Paternidad.
Entre las etapas más significativas en la vida de la mujer está su preparación para ser madre. Esta preparación no solo la incluye a ella, sino tambien al esposo (he aquí otra razón por la que los niños deben llegar a un hogar constituido).
Los padres deben prepararse en varios aspectos para la gestación.
Aspecto físico.
Se debe observar la salud de los padres y abuelos de los progenitores. Las existencia de enfermedades transmitidas por herencia exigen la intervención de un asesor genético como elemento de juicio para que la pareja decida o no engendrar un hijo.
Por otro lado, enfermedades como hipertencion artirial, enfermedades del corazón, diabetes y problemas renales, generan riesgos para el feto y la madre gestante, asociándose estos al parto prematuro, desnutrición intrauterina, que deben ser controlados.
Es necesario conocer el estado de vacunación de la mujer antes de la concepcion, para hacer, de ser necesario, la inmunizacion con los biológicos pertinentes y prevenir enfermedades en el hijo. Si existen enfermedades com toxoplasmosis, citomegalovirus y sífilis deben ser tratadas antes de la concepción.
La mujer gestante debe evitar auto medicarse ya que algun quimico podría afectar al feto. Tambien es terminantemente prohibido el uso de drogas. El consumo de alcohol aumenta el reisgo de anomalías congénitas, retardo en el crecimiento, mental y problemas de aprendizaje en el niño, y  puede dar lugar al sindrome de alcoholismo fetal.
La adicción al cigarrillo esta vinculada al bajo peso del niño al nacer, parto prematuro, implantación previa de la placenta así como otras posnatales.
Aspecto psicológico.
Antes de la concepción se hace muy necesario que la pareja tenga un par de años de acomodación y adaptación entre ellos, estos corresponden a los primeros años de matrimonio, para lograr la estabilidad emocional necesaria para afrontar lo retos de la concepción y gestación. La necesidad de interacción entre padres e hijos, la sensación de apego por parte del niño, es el resultado del deseo de querer concebirlo, sin temor ni obligación.
Por otro lado, la edad de la pareja influye en este aspecto. Una pareja de adolescentes no están preparados para afrontar este delicado y hermoso desafío. Se espera que la pareja de futuros padres hallan atravezado los 20 años, pero tampoco sean muy mayores porque generaría riesgos que deben ser evaluados.
Aspecto social.
Una pareja debe cosiderar su estabilidad, seguridad economica, cuidado de los hijos, educación y  acceso a diversos servicios y seguros de salud.
El ambiente familiar es clave. La estabilidad generada por la concordia de la pareja será plenamente positiva para el desarrollo de la gestación y nacimiento de los hijos.
Un hogar con el dinero suficiente para afrontar los gastos dará seguridad a los padres y generará una sensación de confianza y alegría en la madre, en especial.
El definir como se cuidará de los hijos, antes de que estos nazcan, ayudará a evitar futuros problemas de roles entre los esposos.
El nivel educativo de la pareja ayudará a la pareja a tener elementos de juicio claves e iniciativas para afrontar los desafios que la paternidad plantee.
Una pareja que desea concebir debe contar con las garantía economicas para poder atenderse en centros especializados de salud. Esto es clave.
En otras palabras, la preparación para la concepcion es de los dos, de la pareja y ellos deben determinar si están o no preparados para emprender este reto hermoso.[5]


[1]Joaquín Calaf Alsina y Antonio Cano Sánchez. Manual básico de anticoncepción (Barcelona: Masson, 2005), 2, 3.
[2]Imagen tomada de: http://www.apprendeacuidarte.com.pe/web/images/stories/ligadura-de-trompas.jpg (consultado: 23 de octubre, 2011).
[3]Ruth K. Westheimer, y Pierre A. Lehu. Sexo para dummies (Hoboken, NJ: Wiley, 2008), 84 – 90.
[4]Estalovski, Berta G. Adolescencia: claves para una sexualidad responsable (Buenos Aires: Imaginador, 2000), 44.
[5]Álvaro Posada Díaz, El niño sano (Bogotá: Editorial Médica Internacional, 2005), 179, 180.

No hay comentarios.: