24 julio 2011

UNA REFORMA NECESARIA


Isaías 1:16 “Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo”.

“Dios no acepta la confesión sin sincero arrepentimiento y reforma. Debe haber un cambio decidido en la vida; toda cosa que sea ofensiva a Dios debe dejarse.   Esto será el resultado de una verdadera tristeza por el pecado” (El camino a Cristo, 39).

El siguiente paso, luego de aceptar el perdón y la limpieza de Dios, de nuestras debilidades y pecados, es que reunamos toda nuestra fuerza de voluntad y luego nos dispongamos a retirar todo lo malo de DELANTE DE NUESTROS OJOS.

Y es que el pecado ingresa primeramente por nuestros ojos y siembra una imagen en el cerebro. Aquellas personas que no tienen el hábito de controlar sus pensamientos y sus emociones, pues tendrá que empezar a hacerlo con todas sus fuerzas y dejar de lados todas las sugestiones satánicas que lo motivan hacia el mal.

Debemos luchar para poner nuestra voluntad al servicio del Señor, aun a costa de nuestros gustos pervertidos y desordenados.

Reitero una idea que dejé hace ya varios días atrás: aprendamos el valor del uso de una agenda, que puede ser en papel, telefónica o digital, como sea, el uso de una agenda y su fiel seguimiento ayudará a tener una mente ordenada, aunque no garantiza el éxito total, porque este solo viene cuando la débil voluntad humana se une al poder divino.

Luego hay que aprender a vivir siempre a la luz de Omnipotente. El Señor regalará en los cristianos el querer como el hacer por su buena voluntad, pero debemos poner el primer pie en el agua, y el mar rojo de las dificultades se abrirá para dar paso a un campo de libertad, lleno de desafíos y de victorias, con el Señor guiando y cuidando a cada paso.

No hay comentarios.: