29 julio 2011

UN MARAVILLOSO TRUEQUE


Isaías 1:18 “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”.

“Las palabras pronunciadas por Jesús: "Tus pecados te  son perdonados" (Mat. 9: 2), tienen un inmenso valor para nosotros.  Él dijo: He llevado tus pecados en mi propio cuerpo en la cruz del Calvario.  Él ve vuestras aflicciones.  Su mano se posa sobre la cabeza de cada alma contrita, y Jesús se convierte en nuestro Abogado delante del Padre, y nuestro Salvador.  El corazón humillado y contrito recibirá una gran bendición con el perdón...” (A fin de conocerle, 238).

¡Que hermosa invitación de vida eterna! Hoy podemos ir al Señor tal como estamos, cual modernos hijos pródigos, y tenemos la confianza de que nuestro padre celestial borrará nuestros pecados más escabrosos.

Gracias al maravilloso ministerio de Cristo en su Santario Celestial, la gracia perdonadora del Señor nos es ofrecida para cada uno que con corazón humillado y reconociendo su iniquidad venga a su trono en busca de socorro divino y perdón.

Hoy busquemos al Señor y rindámonos ante su misericordiosa provisión. Hoy podemos ser perdonados de todo nuestros errores del pasado y comenzar una vida nueva en la misericordia y el amor de Dios.

No hay comentarios.: