01 julio 2011

EL AMOR


Cantares 3:5 “Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera”.

“Bajo el poder degradante de la complacencia sensual, por la inoportuna excitación del noviazgo y casamiento, muchos alumnos dejan de llegar a la altura de desarrollo mental que podrían haber alcanzado de otra manera. . .” (Consejo para los maestros, 86).

El tema del noviazgo ocupa un lugar privilegiado en la mente de los adolescentes y jóvenes. Esto no está mal mientras los muchachos busquen consejo y sean dóciles a las palabras de orientación. Pero cuando el tema del noviazgo les obnubila la visión espiritual. Cuando dejan de asistir a las reuniones espirituales por enamorar. Cuando afectan su vida estudiantil, entonces el tema del noviazgo pierde su aspecto santo y pasa a ser un tema incómodo para el enamorado como para su familia que ve las cosas desde otra perspectiva.

Hay que dejar que el amor duerma hasta que el amor quiera.

El amor quiere cuando:

1.        Existe madurez emocional. No hay cambios de humor marcados repentinamente.
2.        Existe madurez económica. Quien ama sabe trabajar y conseguir recursos económicos.
3.        Existe madurez física. Quien ama pasó la adolescencia, que se espera haya sido superada en torno de los 19 años.
4.        Existe madurez en el manejo del tiempo. Quien ama debe saber manejar sus horarios dando énfasis a lo que se debe por sobre lo que se quiere.

Entre otros aspectos de madurez, estos son los principales. Hoy tratemos de ser personas que amen, cuando el amor quiera.

No hay comentarios.: